Carl Elliot fue cortado en Biguá tras la derrota ante Malvín, el Pato iría por un tres.

La institución de Villa Biarritz apostó fuerte a los extranjeros, pero rápidamente ya cambió a dos, primero fue cortado Rodney Alexander -llegó Cameron Forte- y ahora Carl Elliot. Esto también se debe a la llegada de Martín Osimani que superpobló el puesto de 1-2 dejando falencias en el lugar de alero, Joaquín Jones que había arrancado como titular ya casi no tiene minutos.

Biguá va claramente por un tres, que eleve los centímetros del perímetro para compartir con los hermanos Osimani, con Cambón y Meira de recambio, más los minutos que puedan pellizcar los jóvenes Álvarez, Couñago y Jones, que en principio era una de las grandes apuestas pero han quedado relegados.