Joaquín Rodríguez es uno de los chicos que se vienen preparando en el CEFUBB junto a la Selección U15 de cara al Sudamericano que empezará en cuestión de semanas. Hasta allí llegamos para charlar con el joven basquetbolista de Malvín.

Sobre la preparación dijo: “Venimos mucho mejor que el año pasado, mayormente en la defensa. Tenemos un estilo de juego distinto al del anterior Sudamericano, ya que ahora nos basamos más en el contrataque y anteriormente era base de cinco por cinco”.

Expresó sus sensaciones junto a este seleccionado: “Es un grupo humano muy lindo y me siento mejor que el año pasado”.

Habló de las expectativas que tiene el plantel: “Tenemos expectativas altas porque hay un equipo muy bueno y queremos meter un podio. Capalbo intenta que mejoremos en la defensa, que desde ahí juguemos y que no juguemos tan estructurados”.

En los últimos años, los seleccionados uruguayos no se destacan por su altura, sin embargo en esta generación, es un factor importante: “Si obvio, porque no solo tenemos altura, sino que también hay jugadores altos que pueden jugar en el perímetro y eso en Uruguay no pasa muy seguido”.

Nombró algunas de las principales piezas en este plantel: “Yo creo que Agustín Ubal en ataque, junto a Agustín Gentile y Nicolás Bessio, Rafael Previatti en el contrataque, capaz que yo un poco aporto con los triples, y Lautaro Pérez y Gabriel Brun desde la segunda unidad”.

Hizo mención a lo que representa para los jugadores que el sudamericano se juegue en Uruguay: “La verdad que es muy lindo, un poco de presión también porque está la gente, pero es lindo que te pueda ver la familia de cerca, va a haber mucha gente y va a estar hermoso”.

Fue claro a la hora de no hacer diferencia entre los chicos del Interior y los de capital: “La verdad es que eso no nos ha afectado, somos todos iguales, parecemos todos de Montevideo, no nos afecta que sean de otro lado, creo que nos hemos adaptado muy bien a eso”.

Habló sobre las ventajas y carencias frente a las otras selecciones: “Yo creo que el déficit es un poco la diferencia física, porque no sé, pero ellos siempre tienen mejor condición física. Pero tenemos una ventaja, que es que en el cinco por cinco somos muy buenos, nos vemos muy bien ahí, y con eso, sumado al contrataque podemos dar buenas cosas”.

En su caso es Malvín, pero analizó las diferencias entre entrenar en un club y una selección: “La intensidad, más que nada, y que no te podes desconcentrar ni un segundo porque te perdés. Tenés que estar siempre al tanto de la situación y la intensidad en la defensa o ataque es totalmente distinta, mucho más agresiva”.