Defensor Sporting venció a Urunday Universitario en la calle Jaime Zudáñez por 74 a 73 y se clasificó a Playoffs de la manera más linda que puede imaginar un joven jugador. En este caso, el afortunado fue Nicolás Pereyra, quien con 0,8 segundos en el reloj clavó un bombazo desde las esquina con la chicharra zumbándole en el oído para meter al fusionado en las Semifinales del Campeonato Sub 23.

Un encuentro parejo en el que el albivioleta se jugaba el acceso a la siguiente ronda, mientras que el verde del Prado ya con pasaje y rival asegurado, llegó para cumplir la fecha pero no queriendo ser menos.

Tardaron dos vueltas de reloj para que Ignacio Marote inaugurará el marcador. El fusionado jugando desde la penetración de Nicolás Pereyra, buscando a Mateo Bianchi en el poste bajo. Sin embargo los triples de Facundo Miller mantuvieron al universitario arriba. En un primer cuarto de mayores imprecisiones que aciertos de tiro, la visita fue más inteligente, sacó ventaja con los libres y se fue por delante al primer receso, 17-10.

Cuando los de la calle Jaime Zudáñez jugaron con Bianchi, hicieron méritos para remontar. Joaquín Pascual dio una buena mano asistiendo y aportando unidades desde varios sectores distintos. Agustín Fontes debió salir lesionado. Muy poco goleo, pero a falta de 3:00 Urunday sacó la máxima de 14. Defensor tuvo problemas en la defensa interna, mientras que en ataque el único que mantuvo aporte constante fue Pereyra. Una buena rotación entre Santiago Machado y Mateo Pérez, sumado a un magnífico regreso de Miller y la visita se fue arriba al descanso, 32-18.

La resistencia defensiva del fusionado fue baja y el estudioso castigó con ataques rápidos y transiciones. Más de Pereyra y Joaquín Lima tomando rebotes ofensivos y poniendo alguna desde más allá de los 6,75. Machado volvió a romper la primera línea y mantuvieron la ventaja. Los de Cano continuaron perdiendo balones y con bandeja de Miller sacaron 20 de renta. Finalmente, Urunday se fue por delante al complemento, 55-39.

En rol defensivo y haciendo el trabajo sucio, Ignacio Morena tuvo una gran labor. Federico Peinado no estuvo fino con las culminaciones. Guillermo Lavista con una bomba intentó reanimar, pero la defensa de Urunday estuvo firme bajo el aro. Destacable la insistencia, hasta que con la presión alta como principal arma y una bomba de Xavier Cousté, más un doble y adicional del propio Lima, se pusieron a tres. Apareció una bomba de Lima, otra vez, y a falta de 40 segundos empataron en 61, tras haber llegado a estar 20 abajo. Nuevamente se mantuvieron por delante los de Da Prá con un doble de Machado a falta de 21 segundos. Hasta que un doble de Pereyra, cercano al desenlace, lo volvió a empatar en 63 para forzar el alargue.

Un triple de Pereyra adelantó a Defensor en el adicional. Miller continuó limpiando con rebotes en ataque, pero por primera vez en la noche se lo vio más firme al fusionado. Sin embargo, erró dos ofensivas consecutivas el local y Machado clavó una bomba para sacar cinco. Pero se vinieron con todo en la última posesión. Lima sacó la falta y fue a la línea con 1,7 segundos en el reloj, pero estaban tres abajo. Tiró el primero y lo metió, debía errar el segundo y sus compañeros retener el rebote. Fueron en busca de la hazaña y en el rebote la pelota se escapó por el lateral favoreciendo a Defensor con 0,8 segundos por jugar. Repuso Lima y con jugada preparada, Pereyra recibió desde la esquina para tirar la bomba de la noche sobre la chicharra y asombrosamente entró, no sólo para ganar el partido, sino para el eufórico festejo y el agónico pasaje a Playoffs, 74-73.