Olimpia, con gran pasaje de básquetbol en el segundo cuarto, superó a Biguá 79-71 consiguiendo su segundo triunfo de visitante en el torneo.

Resumen del partido

Dentro de un arranque parejo, un parcial de 8-0 marcó la cancha para los de Colón, que con intensidad defensiva destacable no permitían jugar cómodo a un Biguá lento y previsible. Brian García y Nazione fueron culminadores de lujo mientras que Agarbado desde la base ordenó con criterio. El Pato tuvo dificultades para encontrar a los grandes, la lentitud de Elliot y los errores de Hernán Álvarez llevaron a que el equipo careciera de fluidez. Dentro de ese panorama la visita llegó a sacar 25 promediando el segundo cuarto, con soberbios ingresos de Iván Loriente y Reque Newsome, además Agarbado se sumó a la fiesta con triples consecutivos y Cabillón aportó lo suyo, cuidándole con nivel el lugar a Wachsmann que estaba afuera con tres faltas. En el cierre la máquina blanca perdió intensidad y los de Villa Biarritz con la rebeldía de Rojas y Meira descontaron.

La última jugada cambió el tono de una noche, hasta ahí, tranquila. Nazione a pura carpeta sacó una falta de tres de una incidencia insólita. Mientras tiraba los libres Meira le habló y el extranjero respondió. Colocó 2/3 para cerrar 43-21 la primera mitad, pero Andrés Haller acertadamente le cobró técnico a los dos. Ahí se le fueron todos arriba a los jueces, de los dos lados, excediéndose. Quizás faltó un poco de rigurosidad para otra sanción disciplinaria. Jugadores, cuerpos técnicos e incluso algunos dirigentes terminaron discutiendo en una montonera que por suerte no llegó a mayores pero que transformó el partido.

Si bien arrancó mejor Olimpia, rápidamente el elenco de Colón comenzó a chocarse con la defensa rival y a excederse en el apuro. La cuarta de Wachsmann le hizo perder peso en la pintura y tomando rebotes, cargando la tabla con Jhonson y Rojas como figura el Pato, sin jugar bien, achicó. Un triple de Elliot en el inicio del último lo llevó a ponerse a nueve. Pero ahi surgió el gran cierre de Brian García, con siete puntos consecutivos para sacar del mal momento a su equipo y devolverle tranquilidad. Pese a algun triple de Jones y el empeño de Rojas, el Pato solo pudo maquillar un resultado que con buen cierre de Bowen la visita liquidó a su favor.

UNO x UNO

BIGUÁ

Álvarez (3): Perdió muchos balones. No le pudo dar orden al equipo. Elliot (4): Está mal fisicamente, tiene chispazos, pero lo necesitan regular. Osimani (4): Más ganas que juego. Inteligente para sacar faltas e ir a la línea. Alexander (2): Se despidió con una imagen pobrísima. Jhonson (6): A los ponchazos cargó la tabla, lideró la reacción. Jones (4): Falló triples claves en momento de reacción. Rojas (6): Desde su empeño y sus ganas fue el mejor de su equipo, dominó el rebote ofensivo. Meira (3): Estaba rindiendo hasta que la incidencia previa al entretiempo lo desenfocó. Couñago (-): Poco en cancha. Rovira (4): Su equipo nunca funcionó como tal, la reacción fue a base de ganas y carente de juego asociado.

OLIMPIA

Agarbado (6): Sus mejores minutos coincidieron con lo mejor del equipo, bajó en el 2T. García (8): Necesitaba un partido a este nivel por su confianza. Figura. Bowen (6): Cada vez más importante, aun así es lagunero. Nazione (6): Arrancó mejor de lo que terminó. Se pudo ir descalificado. Wachsmann (4): Voluntarioso como siempre, no le salió nada y se cargó de faltas. Mala noche. Loriente (6): Segundo cuarto deluxe, debió entrar antes en el complemento. Newsome (7): En su versión 2008, pero sin rastas. Cabillón (5): Dio descanso a los jugadores grandes con su buen nivel. Viana, Nobile (-): Poco en cancha. Jauri (7): Quizás demoró cambios en el tercer cuarto, los primeros 15 minutos de su equipo fueron un deleite.

_______________________

Lo destacado

La intensidad defensiva con la que comenzó Olimpia es digna de destaque. Los de Colón venían de comenzar flojos ante Hebraica y lo pagaron caro. Anoche se vio a un equipo enchufádisimo pero inteligente a la vez para defender a su rival. No lo dejó jugar, hizo un desgate enorme y desde ahí marcó la cancha. Tanto el quinteto titular, como Loriente, Newsome y Cabillón hicieron un trabajo bárbaro atrás, que elevó la confianza adelante para llegar a sacar hasta 25 de renta en un pasaje del segundo cuarto. Destacadísimo.

Lo distinto

Bowen es raro. No aparece mucho, pero cuando lo hace no anda con chiquitas. Comenzaba el segundo tiempo y a falta de 9.22 se mandó hasta abajo para lo que parecía ser una bandeja pasada bastante forzada. Pero su timming fue tan espectacular que en el aire dio un impulso soberbio para revolcar el balón de espaldas al aro y de frente a la tribuna olimpistas. No lo prueben en sus casas, pueden salir lastimados...