Hebraica y Macabi superó como visitante a Defensor Sporting 77 a 72 con un gran partido de Victoria Pereyra y se quedó con el tercer puesto de la Copa De Oro de la Liga Femenina de Basquetbol.

Para este partido, Rodrigo Marin eligió comenzar con Sylvie Bouissa, Aldana Gayoso, Lucia Schiavo, María Pía Moyano y Cindy Ezquiaga. Por otra parte, Luis Pierri en la visita mandó a la cancha a Joaquina Gregorio, Daiana Cartro, Victoria Pereyra, Jessica Da Costa y Micaela González.

El partido tuvo un inicio parejo, con mejores defensas que ofensivas, pero el ingreso de Camila Kirschembaum le dio un pasaje de buen básquet a las fusionadas que de todas formas no fue suficiente ante la defensa bien parada de las macabeas. Cartro generó muchos puntos de segundas oportunidades que le permitieron a las visitantes irse en ventaja por 20 a 14 al finalizar los primeros diez minutos.

En el segundo cuarto se volvió a ver un inicio con pocos goles, pero esta vez producto de decisiones mal tomadas. Defensor no podía generar buenas jugadas colectivas y Hebraica se aprovechó de esto para aumentar las diferencias. Con Micaela González como figura, las de Luis Pierri se fueron al descanso largo ganando 33 a 22.

Ya en el segundo tiempo, apareció con más fuerza quien sería la figura del encuentro: Victoria Pereyra. Manejando los hilos del conjunto visitante, pareció sentenciar el partido antes de tiempo. Sin embargo un minuto pedido por Rodrigo Marin y un regreso de Defensor a jugar a defensa y correr la cancha (la forma con la que se siente más cómodo) le permitieron a las fusionadas irse al último descanso abajo por 51 a 44.

El último cuarto fue prácticamente un calco del tercero: Hebraica sacando diferencias que parecían definitorias y Defensor descontando. Solo que en esta ocasión las violetas lograron pasar al frente en el marcador y el partido se volvió uno de ataque por ataque. Cuando faltaban dos segundos para finalizar, Joaquina Gregorio cometió una falta a Camila Kirschembaum en la mitad de la cancha que le permitió a la base locataria tener dos libres para empatar el encuentro en 66 por bando. Hubo alargue en Jaime Zudañez.

En los cinco minutos adicionales, fueron las visitantes las que se mostraron más fuertes de cabeza, logrando cerrar el partido de mejor manera (nuevamente con Pereyra como baluarte) para llevarse la medalla de bronce tras ganar por 77 a 72.