Reducto venció a Montevideo por 101 a 82 y se mantiene invicto en la DTA. Los de la calle San Fructuoso poseen la mejor ofensiva del torneo, promediando más de 96 puntos por juego

 

Resumen del partido

En la calle Gustavo Gallinal se veían las caras Montevideo y Reducto. El equipo que hacía las veces de local al tener su cancha suspendida, había debutado en la segunda fecha, con derrota ajustada ante Danubio. Por su parte, el rival de turno llegaba invicto, tras haber vencido a Yale y Marne en las primeras dos jornadas del torneo. Los dirigidos por Andrés Blazina saltaron a la cancha con Sebastián González, Santiago León, Sergio Castello, Rodrigo Cardozo y Juan Savariz. Mientras tanto, los comandados por Germán Cortizas comenzaron con Martín Andrade, Diego Silva, Felipe Trusich, Gastón Romero y Leonardo De Pena.

El encuentro presentó un inicio equilibrado, en el cual dos jugadores se encargaban de ejecutar la mayoría de las ofensivas de sus equipos. El elenco locatario en esta oportunidad lastimaba con las penetraciones de Juan Savariz, mientras que el conjunto visitante dañaba con los lanzamientos a media y larga distancia de Leonardo De Pena. Con el correr de los minutos, uno de los líderes del certamen fue realizando algunos ajustes defensivos, que sumado a los aportes en ofensiva de Felipe Trusich y Gastón Romero, le daba la posibilidad de abrir una ventaja de ocho unidades (15-23). En el arranque del segundo periodo, con los buenos ingresos desde el banco de suplentes de Marcio Gilardi, Leandro Bentancur y Santiago Baldriz, los de la calle Porongos lograron emparejar las acciones. No obstante, sobre el cierre de la primera mitad apareció la figura de Diego Silva, que con dos triples ponía nuevamente arriba a su equipo. Los primeros 20 minutos de juego se fueron con la visita al frente en cifras de 39 a 32.

En el tercer cuarto se pudo observar un trámite sumamente disputado, en donde se pitaron una cantidad industrial de faltas. Dentro de lo trabado que se presentaba el partido, los dirigidos por Germán Cortizas continuaban teniendo el control de las acciones, siendo importante para ello el trabajo de la doble base conformada por Martín Andrade y Nicolás García. Los comandados por Andrés Blazina habían mejorado su rendimiento ofensivo, teniendo como principales exponentes a Rodrigo Cardozo y Sergio Castello, pero por contrapartida, seguían teniendo serias dificultades en el costado defensivo. En los primeros minutos del último periodo, los del mercado agrícola intentaron una reacción, más que nada a impulsos individuales de sus jugadores. Sin embargo, cada vez que se acercaban en el tanteador aparecía una bomba desmoralizante, ya sea de Silva o De Pena. Finalmente, Reducto no pasó ningún tipo de sobresalto y derrotó a Montevideo por 101 a 82, para de esa manera mantenerse en lo más alto de la tabla de posiciones de la DTA, con un récord de 3-0.

En el ganador se destacó la soberbia actuación de Leonardo De Pena, que aportó 20 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias, bien secundado por Diego Silva con 19 tantos. Por el lado del perdedor, Juan Savariz terminó como máximo anotador con 23 unidades.

 

UNO x UNO

MONTEVIDEO

González (3): Escaso aporte en ataque, en defensa perdió y ganó. León (4): Le puso muchísimas ganas, por momentos abusó del tiro exterior. Castello (4): Correcto comienzo de partido, fue desapareciendo con el correr de los minutos. Cardozo (6): Se prendió en defensa, fue importante en la reacción del segundo cuarto. Savariz (7): El más regular a lo largo de los 40 minutos, sacó ventajas con su uno contra uno. Gilardi (6): Cuota de gol desde el banco en el peor momento de su equipo. Bentancur (5): El único interno definido de los del mercado, en lo poco que jugó no decepcionó. Gargallo (3): No aprovechó la oportunidad, en defensa no pudo gravitar. Baldriz (4): La primera que tocó la mandó a guardar de tres, posteriormente pasó desapercibido. Rodríguez (3): Entró para mejorar el tono defensivo, no pudo cumplir dicho objetivo. Gutiérrez (-): Pocos segundos en cancha. Blazina (3): Realizó demasiados cambios en un plantel que de por si es corto, en ningún momento pudo consolidar un quinteto que tuviera la solidez defensiva que el equipo necesitaba.

REDUCTO

Andrade (7): Buen desempeño en la generación de juego, puso un triple clave para cortar la reacción de Montevideo. Silva (7): Si lo comparamos con los primeros dos juegos tuvo una floja actuación, igualmente fue importante a la hora de sacar la ventaja. Trusich (5): Tuvo un gran arranque, luego se cargó de faltas y en su regreso ya no fue el mismo. Romero (6): En defensa hizo un trabajo interesante, en ataque lastimó con sus constantes penetraciones. De Pena (9): El destacado. García (6): Claridad y serenidad para manejar la diferencia en el score, la doble base con Andrade fue de lo mejor de Reducto. Rabinovich (6): Mano caliente de 45°, no jugó más porque De Pena fue un infierno. Bat (4): En defensa aportó lo suyo, no se involucró en ataque. Rodríguez (5): Buenos minutos de descanso para los perimetrales, le gusta mucho asumir juego. Russi (5): Entró cuando el partido estaba liquidado, así y todo, mostró cosas interesantes. Altalef (5): Venía de una lesión, no desentonó. Martínez (3): Lo poco que estuvo en cancha no dio la talla, cometió tres faltas en igual cantidad de minutos. Cortizas (7): Excelente manejo del plantel, supo leer por donde pasaba la ventaja de su equipo y además, cortó a tiempo cada reacción de su rival.

_______________________

Lo destacado

En la primera fecha del torneo, Reducto venció como visitante a Yale. Esa noche, Leonardo De Pena se vistió de héroe, anotando el triple sobre la bocina que le dio la victoria al equipo de la calle San Fructuoso. Nueve días después, los dirigidos por Germán Cortizas volvieron a jugar en el gimnasio ubicado en Jacinto Vera, en este caso enfrentando a Montevideo. Dicha cancha parece caerle muy bien a “Leo”, que volvió a tener una noche soberbia, en la cual aportó 20 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias, para una valoración de 34. La directiva y el cuerpo técnico del celeste analizan jugar sus partidos de local en Gustavo Gallinal y Joaquín Requena.

Lo distinto

Desde hace varios años, los partidos del baloncesto uruguayo son arbitrados por tres jueces. Para el partido de la noche del sábado estaban designados Daniel Borio, Eduardo Bustello y Rodrigo Prando. Unos veinte minutos antes del arranque del juego, cuando los equipos hacían la entrada en calor, hicieron su ingreso dos de los tres jueces que integraban la terna. Pasaba el tiempo y Eduardo Bustello no llegaba. Consultamos a Borio y nos manifestó que el segundo árbitro no contestaba el teléfono ni se sabía nada de su paradero. La realidad indica que el partido se desarrolló con dos jueces, rememorando tiempos de antaño. Mientras tanto, al terminar el encuentro nos enteramos que Bustello prefirió quedarse en su domicilio y seguir a través de BT la jornada sabatina, que estuvo emocionante con la disputa de la final de la liga femenina y la jornada de DTA.