Aguada se quedó con el tercer puesto de la Copa de Plata. Una vez terminado el encuentro Básquet Total dialogó con la figura del encuentro Yamila Rodríguez.

Por Santiago Benítez

El conjunto rojiverde dio vuelta la serie y se quedó con una llave dura, en base a una presión alta en la defensa no dejó pensar a su rival: Muy agresivo fue el partido. La serie en sí fue re agresiva y no nos toco otra que defender a muerte y dejar todo”.

Cuando parecía controlado el partido las aguateras no lograban mantener la diferencia y en vez de jugar con el reloj jugaban en contra: La ansiedad de ganar un tercer puesto, nunca la supimos manejar. Cuando íbamos ganando siempre nos apurábamos y cometíamos errores y por suerte a ellas no les entraba la pelota”.

Es que el conjunto aguatero no divisaba en el horizonte un podio que finalmente consiguió: Cuando comenzamos el femenino no pensamos que íbamos a llegar a esta instancia”.

Yamila fue un bastión a la hora de defender y cuando no estuvo el equipo lo sintió y fue cuando más se le vino Paysandú: Siempre intento defender a muerte y además intento apoyar a mis compañeras anímicamente cuando estoy en cancha. Capaz que soy la única que grita, pero siempre para darle hacia adelante a todas”.

El equipo de la Avenida San Martín culminó de gran manera el torneo que dejó algarabía y satisfacción en las jugadoras: Mucha alegría, un equipo hermoso y una gran satisfacción personal”.