Peñarol superó a Marne 82-47 en su debut en la Divisional Tercera de Ascenso, noche especial para el hincha que concurrió de gran forma al Cr Gastón Güelfi.

Resumen del partido

En las inmediaciones del Palacio Peñarol cerca de las 20 ya era una expectativa poco habitual para la zona, es que era la vuelta de la institución después de mucho tiempo. Ya había pasado algo similar el pasado martes en la presentación del plantel ante Welcome, pero esta vez era oficial y ningún manya se quería perder ese momento.

Naranja al cielo en el Palacio, y empezó mejor Marne –que ofició como local- de la mano de sus perimetrales Yari Acevedo y Franco Olivera, además Rodrigo Trinidad penetraba con mucha facilidad y anotaba. Desconcentrado, nervioso, Peñarol que le respondían sus tiros, mientras que en el bajo trataban de doblar a Brian Craig y Alejandro Pérez. Ganaba el “Tifón” 10-5 promediando el chico. Se tranquilizó el equipo aurinegro, y Juan Wenzel fue letal (puso los primeros puntos de Peñarol en su vuelta), rompía hacia adentro y convertía, además la elegancia de Damián Blazina para jugar y anotar. Al del barrio Simón Bolívar ya le costaba anotar, ante la zona 2-3 que propuso el manya que dominaba en todos los aspectos para irse arriba el primer tiempo 48-23.

El complemento, se jugó más afuera que adentro del rectángulo. El entretiempo fue una verdadera fiesta en las tribunas de Magallanes y Galicia, la gente cantó como pocas veces en la noche y la alegría se percibía con facilidad.  El hincha alentó, se abrazó, hasta algún veterano en la parte baja se lo veía con alguna lágrima en los ojos, ya el partido era historia y la realidad de la vuelta de Peñarol se estaba haciendo realidad con dirigentes del club y el presidente de la institución, Jorge Barrera siendo parte de esta noche especial y esperada.

El segundo tiempo fue una anécdota, solo se esperaba el final que fue por 35 puntos, con figuras estelares como el primer tiempo de Wenzel, “Pepusa” Pérez en el amanecer del tercer cuarto, la regularidad de Diego Álvarez y buenos aportes de Iñaki Erroizarena desde la banca.

UNO x UNO

MARNE

Olivera (4): Arrancó bien de 6.75, después bajó mucho. Acevedo (4): Ídem de su compadre del Larre. Pochelú (4): Debe tener más presencia en este equipo.Trinidad (5): El mejor del “Tifón” el capitán. Timote (4): No es el popular Hugo, pero es un luchador abajo. Nos hizo acordar a Toombs con su cabellera. Arambillete (4): Buen ingreso, interesantes movimientos del “44”. Sacco (4): Se puso su apellido de tirador, metió casi todo. Ijes, Casaravilla, Sosa, Grella y Baladan (3): No cambiaron el juego, rotaron el plantel con partido liquidado. Fernández (5): A pesar de liquidarse rápido el juego, nunca dejó que los pibes tiraran la toalla, siguió dirigiendo como si nada, aplaudiendo y apoyando de afuera.

PEÑAROL

Álvarez (5): Bien en la conducción. Blazina (5): El de los goles elegantes, no lució. Wenzel (7): Gran primer tiempo, vertical con gol. Craig (6): Aceptable, como su actuación en la publicidad televisiva. Pérez (6): Levantó en el tercer cuarto, lo mejor de su producción. Botta (4): Entreverado. Erroizarena (5): Parejo en su rendimiento. Asaravicius (6): A veces abusó de la pelota, buen debut. Rivas (4): Buena rotación en la base. Guerra (4): Recambio de Craig, sin gravitar mucho. Dondi y Ferro (3): Pocos minutos, entraron en sintonía. Castrillón (7): Buena rotación del plantel, la concentración fue vital y el equipo le respondió hasta que fue partido, no sacó el pie del acelerador hasta el último cuarto.

_______________________

Lo destacado

Es difícil destacar uno sólo del plantel de Peñarol, en esta ocasión vamos apuntar a Diego Castrillón, porque más allá de haber una diferencia abismal con respecto a Marne, los primeros tres cuartos su equipo jugó como si el rival era de máxima exigencia, de los que va a pelear arriba, cosa que el “Tifón” no parece ser de esas escuadras. La seriedad y el compromiso, es lo que le sobra a este plantel mirasol.

Lo distinto

Hemos visto en la DTA, El Metro, Liga Uruguaya, diferentes tipos de championes, de todo tipo y color. En estas líneas vamos a destacar al asesor de marketing de Diego Álvarez, que no quiso ser menos con los colores del club, y metió unos pepos amarillos y negros que no son tan habituales. Quizás no son los más lindos, pero si la combinación es perfecta, el base no sólo está cholulo porque va ser padre en los próximos meses, sino que la pinta no la pierde. ¡Grande Pulga!

Galería de Fotos