Matías Lado, uno de los mejores bases de El Metro, habló de la consagración de Capitol con el ascenso a la Liga Uruguaya. El base tocó varios temas en esta extensa nota.

Lado contó las razones por las que el equipo del Prado logró el ascenso: "Este equipo se merecía subir porque laburó de una manera humilde, muy intenso y con buena energía, iba a ser una lástima si no se nos daba. Habíamos hablado que hay partidos que marcan la carrera de un jugador y fuimos a jugar por la gloria, me alegro que no lo dejamos pasar".

El base repasó como vivieron el año: "En la primera rueda el objetivo era meternos entre los ocho y lo logramos, luego en la Liguilla queríamos llegar con ventaja y no lo logramos, jugamos muy mal esos 6/7 partidos, nos tocaba Cordón y 1-0 perdiendo. A partir de ahí mostramos nuestra mejor forma, con rebeldía y buen juego, con el paso de los partidos nos llenamos de confianza".

De la serie final, dijo: "Lagomar estaba como nosotros, no tenía nada que perder y todo por ganar. Tenían tres jugadores como los Álvarez que los conozco y se lo que juegan, lo que meten y que no entregan nada. Nos pudimos reponer de un primer partido con un cierre pésimo y terminamos festejando".

Al ser consultado sobre cuando fue el click que los hizo creer en el ascenso como posibilidad real, Lado sorprendió: "Yo tenía una mirada positiva, teníamos buenos nombres para crear un buen equipo. Particularmente a mi me marcó un amistoso que lo hablé con Agustín (Zuvich), fue contra la U21. Ellos eran guachos intensos y con rodaje, pero nosotros nos plantamos muy bien y sentimos que había una química especial a la hora de jugar, después había que empezar el campeonato y demostrar en cancha".

En el último encuentro el elenco de las cinco estrellas se sacó la espina de definir jugando como querían: "Capitol jugó muy bien y otros equipos también. Obviamente hubo partidos aguerrido como las primeras dos finales. Pero creo que en la tercera se abrió el aro, pudimos anotar y generar para terminar jugando bien. Veníamos hablando que los dos primeros partidos tiramos muy mal, era un tema de cabeza y dio sus frutos".

Lado aportó experiencia, aunque algunos lo trataran de viejo: "Me tocó ser el más viejo del plantel, y hasta mayor al técnico y al profe. Solo Guzmán Conte (Ayudante Técnico) es dos meses más grande que yo. Pero fue bárbaro, los gurises impresionante, había una comunión y unas ganas de ganar muy fuerte".

Para cerrar, habló del vínculo con la hinchada: "Fue una locura todo el campeonato, la hinchada se convenció que podíamos y nos trasladó eso que nos empujó a nosotros. Lo que fue la cancha de Larre Borges en la tercera final fue divino, había que disfrutarlo porque son momentos que no se dan siempre".