Bohemios derrotó en condición de visitante a Larrañaga por 96 a 80 y continúa como el único invicto del torneo.

Por Agustín Martínez

La visita dominó el partido de principio a fin, desde el comienzo se pudo notar una gran diferencia de intensidad en el juego de un equipo y otro. En el primer cuarto Bohemios ya empezaba a penetrar con facilidad la defensa del milrayitas que no encontró la forma de controlar el juego de Agustín Rey y Matías Acosta, los locales despertaron al final con los tiros exteriores de Joaquín Sosa yéndose al primer descanso corto con un parcial de 28-22 abajo.

En el segundo cuarto los dirigidos por Pedro Xavier ya quebraron el partido a su favor con el buen ingreso de Manuel Oyenard que aportó en el juego ofensivo mientras que Larrañaga cometió varios errores en defensa que le costaron caro. El primer tiempo finalizó 56 a 35 a favor de Bohemios.

Para el tercer cuarto nada cambio, fue una copia del anterior con la visita convirtiendo con facilidad de la mano de Gianfranco Espíndola y jugando mucho más agresivo que su rival, que respondía tímidamente con algún tiro exterior de Ramiro Mazzulla. El tercero finalizó con un parcial de 75 a 56 para los punteros del torneo.

En el último cuarto Larrañaga mejoró por momentos en defensa y mediante el juego en la pintura de Camilo Mariño logró ponerse a nueve de Bohemios que enseguida puso el pie en el acelerador y volvió a sacar una ventaja de 16 puntos. El encuentro finalizó con un score de 96 a 80 a favor de los visitantes que siguen imbatibles en lo que va del campeonato.