Tras el ascenso de Capitol no podía faltar la palabra de su capitán, Juan Wenzel, que tras varios años en el club consiguió algo histórico. También se refirió a lo que se le viene con Peñarol.

Para empezar dio sus primeras sensaciones del ascenso: “Se siente una alegría enorme, más de lo que viví en estos 15 días de playoffs. Fue una cosa bárbara, toda la dirigencia, el barrio acompañando, alegría los días de entrenar, los dirigentes con buena onda. Me queda una alegría bárbara”.

Luego de tantos años en el club, Capitol termina consiguiendo algo soñado: “Cuesta imaginar pero cuando te vas acercando te lo empezás a imaginar. No desde el principio, pero ya en el final empezás a soñar con que lindo sería un ascenso con un club donde estás tantos años, donde conocés a todo el mundo. Me siento muy querido y es una cosa hermosa”.

El año pasado el Capi se salvó del descenso en cancha de Larre Borges ante Auriblanco. Un año después en ese mismo escenario se dio un ascenso: “Esa misma noche fui para la sede con algunos compañeros y muchos hinchas me decían que el año que viene había que armar algo más lindo, no para subir, pero para ser protagonistas. Fue la idea y de a poco se fue dando”.

Respecto a si hubo un antes y un después de su triple contra Cordón comentó: “La verdad que sí. Sí no hubiese metido esa bola quien sabe”.

Por último se refirió a su nuevo desafío en Peñarol: “Es muy lindo. Justamente el día del cumpleaños de Peñarol, siendo uno hincha y se dio el ascenso. No puedo pedir más nada. Fin de semana de festejos y el lunes ya con la cabeza metida en Peñarol”.