Agustín Zuvich fue absolutamente determinante en el ascenso de Capitol. Cuarto en cuatro Metros para él, y con sabor a revancha.

A pesar de haber nacido en Argentina, el mercedario creció en Remeros y llegó a Hebraica Macabi dentro del proyecto de formativas que trajo a tantos otros del litoral al macabeo. En 2014, aún siendo juvenil, ya formó parte de la rotación del equipo que dirigía Signorelli.

Esos minutos le abrieron la puerta de Cordón, donde obtuvo su primer título en 2015, en aquel equipazo que tenía a Zanotta, Zubiaurre, Bertolini, Ibarra, Modernell, Charquero y Tommie Eddie, entre otros. Si bien su rol era de relevo, su primer paso en el ascenso era más que firme.

Al año siguiente fue Nacional quien lo convocó para ir en la búsqueda del ascenso, esta vez con un rol protagónico. Zanotta, Bertolini e Ibarra repetían, sumándose Santiso, Sánchez, López, Guerra y un foráneo desnivelante como Adeleke, que luego fue recambiado por Puckett. Segundo ascenso en dos torneos para Zuvich, ya siendo figura.

La temporada pasada Cordón volvió a contratarlo, en un equipo que no partía como el candidato, pero que igualmente definió el ascenso y dentro de la cancha lo obtuvo. Magnone, Sánchez, Facundo Medina, Ibarra, Viotti, Acosta, Amaral y Dida Pereira como extranjero. El “tres de tres” se vio opacado por una ficha médica vencida, punto en el cual la responsabilidad del jugador es bastante cuestionable.

Con sed de revancha, el 2018 llevaba al interno a Capitol en un plantel que partía menos aún como candidato. Ese grupo se transformó rápidamente en un gran equipo y los del Prado llamaron la atención desde temprano, pero dejaron lo mejor para playoff. Eliminaron dos candidatos y no sintieron la presión cuando la chapa recayó sobre ellos. Dieron vuelta la serie con un Zuvich brillante, que obtuvo su cuarto ascenso en cuatro Metros.

El título de “Rey del Ascenso” es y será por mucho tiempo de Nicolás Ibarra, pero se ve que algo hay en Mercedes, o algo le transfirió en tres años compartiendo plantel, que hacen que Agustín Zuvich pueda ser coronado como “Príncipe del Ascenso”. En cancha, no falló nunca.