Turno de llegar a la manzana ubicada entre las calles Capurro, Uruguayana, Solís Grande y Manuel Correa. Ahí, reposa el sueño y la ilusión de toda una barriada. El rojo y negro abunda en esas intersecciones y todos saben quién es Marcelo Manicera. El conductor de este barco, un año más, intentará sellar el anhelo de todo un barrio, el tan ansiado ascenso.

¿Cómo viene siendo este nuevo año al frente de la institución?

Capurro vuelve a confiar en mí un año más, este comenzamos desde el arranque trabajando con los sub 23, intentando sumar gurises jóvenes para intentar potenciar y que vieran como es el trabajo con el primero, que es el mismo. La idea del club, más allá de lo deportivo, aspira a conseguir el piso para la cancha nueva, que en principio, la obra comenzaría a fines de este año y la idea sigue siendo la misma, potenciar jugadores del club rodeándolo con gente experiente. Logramos armar el mismo equipo que el año pasado, salvo el cambio de Parodi por Santiago Noe, pero es uno más de la casa.

¿Es importante repetir el mismo plantel para afrontar las diferentes situaciones que se pueden plasmar en las diferentes circunstancias del certamen?

Te puede jugar a favor y en contra. Nosotros hicimos la misma planificación del año pasado. Arrancamos dos meses antes a entrenar, el primero de agosto y hay equipos que recién se terminaron de armar la semana pasada o hace dos semanas que están entrenando. Calculo que en una divisional como esta, a pesar de que subió el nivel, hay equipos que se potenciaron en comparación con la temporada pasada, pero creo que sí, que nos tendría que jugar a favor en cuanto al juego. Se conocen, ya jugamos, pero eso no nos asegura a hacer la misma campaña. Vamos a tener que laburar más, porque al pelear el ascenso el año pasado, a Capurro es uno de los que le van a salir a jugar para ganar.

¿Qué pretendes presentar con Capurro para esta DTA?

El juego es el mismo del año pasado. Yo propongo intentar llegar y jugar con transición constantemente. En base a eso, ocupar bien los espacios, el juego de concepto. Esa es la idea que propuse la temporada pasada, la aceptaron y nos fue bien. Esperemos que este torneo nos vaya igual.

¿Qué le pueda aportar al plantel la mixtura de edades entre sus jugadores?

La idea es que los jóvenes del club empiecen a ver lo que es el ritmo de primera. La semana pasada jugamos un amistoso con Peñarol en el Palacio y dos jugadores que el año pasado eran juveniles, lo que me comentaron al otro día, fue que en juveniles ellos tiraban y en el partido el otro día prácticamente no pudieron tirar por el ritmo y las pocas ventajas que tienen para tirar.

El sorteo arrojó a Danubio en la primera fecha, ¿qué sabes de este rival?

No he visto nada aún del equipo. Tenemos un partido amistoso arreglado para el jueves pero ya varios de los jugadores dijeron que no querían jugarlo y eso lo tenemos que decidir hoy (martes). Lo que se puede sacar de conclusión, es que apunta a ser uno de los candidatos junto con Peñarol. Mi opinión es que está Peñarol por encima del resto y que luego viene un lote de cinco equipos que están en un segundo escalón, muy parejo, ahí tengo a Danubio y considero que nosotros estamos ahí.

¿Qué le va a dar Peñarol a la DTA?

Peñarol hoy por hoy, tiene mejor que equipo que algunos de los que va a jugar Liga, esa es la realidad. Si a ese plantel le sumas dos extranjeros no tengo dudas que pelea el campeonato de Liga. Le va a dar que a los sub 23 jueguen contra jugadores que nunca pensaron jugar en esta divisional como Álvarez, como “Pepusa” Pérez. Los va a potenciar, eso no me genera dudas. La lástima es que sea en un torneo tan corto. Yo creo que, no sé si la Federación o quien, tiene que empezar a rever esa situación y los torneos tienen que hacerlos más largos. Tenemos que mejorar mucho la competencia interna.

¿Te imaginas un Peñarol-Capurro en el Palacio Peñarol?

 Si, en algún momento vamos a tener que ir a jugar. El objetivo nuestro es entrar en la zona de los de arriba. La segunda fecha contra Peñarol nos toca de local, no sé qué va a pasar, no lo hemos hablado. Sé que hay una movida de Peñarol que, por seguridad, pretende que todos los equipos vayan al Palacio. Yo como entrenador si me toca de local, me gustaría defender la localía. Creo que el Palacio potencia el juego, nosotros pretendemos jugar al básquetbol y creo que por ahí nos puede servir, pero si no es en la primera, en la segunda rueda vamos a tener que ir a jugar al Palacio.

¿Te gusta esta forma de disputa del certamen?

Hay que reestructurar toda la competencia interna. Es pobre el nivel de la Liga. No puede ser que en El Metro, la segunda liga más importante, el equipo campeón haya jugado solo 20 partidos. No existe en ninguna parte del mundo. No sé si por tema de costos, no se puede hacer como era antes en donde todos los campeonatos arrancaban en la misma época y los jugadores optaban donde jugar. Hoy por hoy ni siquiera se puede lograr que haya jugadores identificados con un equipo, porque hay jugadores que por un tema económico terminan jugando en tres equipos una misma temporada. No me parece que esté bien, son las reglas del juego y nos tenemos que adaptar a eso. Pero son torneos muy cortos y muchas veces el sorteo te termina condicionando donde terminas jugando.

¿Qué tiene que hacer Capurro para jugarle de igual a igual a cualquier equipo?

Jugar al básquetbol. Creo que con el equipo del año pasado, conociéndose como se conocen y habiendo asimilado el planteo de juego que le dimos, creo que cuando enfrentamos con equipos que juegan al básquet, tenemos grandes chances, cuando nos enfrentamos a equipos guerreros se nos complica. El año pasado perdimos ante Albatros en su cancha y, sin desmerecer al su plantel, considero que teníamos un equipo superior. Cuando nos enfrentamos ante cuadros que juegan al básquetbol le jugamos de igual a igual, podes ganar o perder, es parte del juego pero a nosotros nos gusta jugar a eso.