Capitol venció a Unión Atlética 79-71 y barrió la serie 2-0 para el delirio del barrio.

Resumen del partido

El local volvió a marcar el ritmo del juego. Propuso su estilo y desde ahí controló al rival para jugar a lo que más le servía. Pese a que todos imaginábamos volver a ver el cuadrado-1 sobre Semiglia, Cal arrancó con defensa al hombre, cambiaban Cornley y Pereira para controlar al zurdo azulgrana y no dejarlo tomar protagonismo. Cuando recibía Wilkerson lo doblaron, el extranjero no pudo generar para sus compañeros. El dueño de casa fluyó más en ataque, su foráneo fue el sostén, pero triples de Pereira y Zuvich le dieron la primera renta. Octavio Medina fue quien sostuvo a la visita que se fue seis abajo. En el segundo se empezó a quebrar el partido y aumentó la diferencia en el juego pese a que en el marcador la UA seguía a tiro gracias a un gran ingreso de Trusich. La ventaja llegó a ser de 11, pero Capitol se fue nueve arriba al descanso largo con buenos minutos de Héctor Silva culminando y Lado -que recibió un golpe de Wilkerson que debió ser expulsión- generando y llenando la cancha de asistencias.

El complemento esperaba la reacción azulgrana pero, en contrapartida se dio el mejor momento colectivo del "Capi" que buscando siempre un pase extra encontró tiradores bien colocados para poner triples, Wenzel, Lado y Pereira lastimaron a distancia mientras que Cornley fue clave para buscar siempre a un compañero. La salida de Zuvich con tres faltas y los chispazos de Semiglia -sin puntos en el primer tiempo- y Zanotta le permitieron a los de Sedes achicar a 10.

En el último Unión Atlética salió a presionar toda la cancha y, a los ponchazos, se llegó a colocar a 7 con Zanotta y Medina bancando el goleo. Sedes decidió cerrar con cuatro chicos y la lectura locataria fue buena para colocar la bola abajo, primero Cornley y después Silva luchando a destajo fueron claves. La vuelta de Zuvich fue determinante para cerrar el encuentro. Los minutos finales fueron de desesperación para Unión que cuando salió Semiglia por cinco definitivamente se quedó sin argumentos. Triunfazo de Capitol.

UNO x UNO

CAPITOL

Lado (9): El titiritero, mueve todo, ordena, es el entrenador adentro de la cancha. Aguerrido, metedor y con gol. Pereira (8): Con la carpeta de un tipo de 40 y la manito en llamas. Wenzel (8): Más participativo en el goleo, entendió perfecto en que momentos debía asumir, en otros fue un jugador de rol. Zuvich (9): Un león, los mejores momentos de su equipo coincidieron con su presencia en cancha. Cornley (9): Es tan bueno que aun siendo determinante sabe cuando anotar y cuando generar. Silva (8): Intenso atrás y productivo adelante, gran mano dentro de su rol. Bosca (5): Se adaptó defensivamente a lo que pedía el partido. Gallo (-): Segundos en cancha. Cal (10): El destacado.

UNIÓN ATLÉTICA

Zanotta (5): Demasiado irregular para lo que su potencial debe brindar. Las quiso en el peor momento. Semiglia (3): Lo controlaron, se malhumoró, solo aportó chispazos, salió temprano por quinta. Medina (6): El más regular de su equipo. Grolla (4): Defensivamente fue el mejor interno, en ataque dio su rol, pudo jugar más. Wilkerson (4): Perdió mucho más de lo que ganó, en ambos costados. Dominado. Alonso (3): Superado. Sebastián González (3): No influyó. Trussich (7): El revulsivo, jugó con el corazón, si Unión tuvo chances fue por su producción. Ferro (-): Entró frio en el momento más caliente. Sedes (4): No logró establecer soluciones para que su equipo pasara de dominado a dominador.

_______________________

Lo destacado

Hoy se lo lleva Diego Cal. Un entrenador jóven que se paró firme en partido de miradas grandes. Impuso condiciones tácticas, sobre todo en defensa, que su jugadores llevaron a cabo a la perfección para disminuir las principales cualidades del rival. En ofensiva logró que su equipo se pasara la bola, siempre buscara al mejor ubicado, se vio reflejado en la planilla con el goleo repartido del elenco de las cinco estrellas. El festejo merecido y el abrazo con su familia con lágrimas en los ojos. Seguramente sea una noche dificil de olvidar para el entrenador, por el 10 de Basquet Total, claro, el resto pasa a un segundo plano...

Lo distinto

Llenaron la cancha, le pusieron color y calor a la tribuna. Los hinchas de Capitol hicieron su fiesta y se rompieron las gargantas para apoyar a su equipo. Terminó el partido, habían pasado varios minutos y seguían cantando, festejando, como si no quisieran que esa noche terminara jamás. Querían quedarse ahí y trasladar ese momento para siempre. La noche fue larga, como el festejo lo merecía, entre cerveza y cerveza sueñan con ver al Capi en primera, están cerca.