Urunday Universitario se quedó con la victoria ante Olimpia y dio un paso importante tras vencer a un rival directo con el cual comparte las últimas posiciones para meterse entre los equipos que definirán el torneo.

Tempranero doble de Federico Miller para abrir la noche. Respuesta rápida de Gonzalo Michetti de tres y sorpresivo tiempo de Hector Da Prá con apenas un minuto y medio de juego. Lapidario 9 a 0 estudioso en los próximos dos minutos. Juego colectivo, corrida rápida y eficacia a la hora de encestar predominó en la ofensiva verde. Mario Riela era la única arma de Mario Enrich. Las individualidades no competían con el pase extra propuesto por Urunday y cómodamente terminaba ganando el primer cuarto por 24 a 13.

Con la zona plantada la máquina blanca impidió la corrida rápida pero la mano de Santiago Machado empezó a prenderse fuego y el goleo verde dependía del tiro exterior. Agustín Martínez gravitó en la pintura y Olimpia acortó. El pasaje a la defensa en hombre le jugó una mala pasada para los de Enrich y Urunday, inteligente en la rotación del balón, se fue al descanso largo ganando 41 a 26.

La supremacía se mantuvo por parte del locatario y el ingreso de Mateo Suárez no solo le aportó gol si no que también le brindó tranquilidad. Machado estaba en su noche, anotaba, defendía y se entregaba al equipo. A pesar de la intensidad propuesta por Matías Navadian, Olimpia no encontró un nivel superlativo que le permitiera ponerse cerca en el marcador.

Los últimos 10 minutos sirvieron para que el estudioso terminara de mostrar su potencial colectivo. Machado mantuvo su buen rendimiento, como lo hizo durante toda la noche, pero se sumaron chispazos de Brian Silva y el lucimiento de Mateo Pérez que ya había sido importante en la conducción del equipo en la primera mitad. Urunday cosechó un triunfo vital para meterse en playoff ante un rival directo por 86 a 62.