Colón superó a Olivol Mundial casi de punta a punta 69-62 sin Aaron Cosby pero con un enorme Christian Pereira y sigue prendido arriba en su búsqueda por reclasificar.

Resumen del partido

El comienzo del encuentro fue chato. Al local le costó acomodarse en ofensiva y Colón no lo aprovechó demasiado. En 4 minutos de juego, los de Nieto ganaban 8-1. Con buen traslado de Mayora y De León siendo terminal le alcanzaba para comenzar a manejar la primer diferencia de la noche. Olivol buscó poco a Curtis y permitió que le corran la cancha. A pesar del bajo arranque, el local se acomodó rápido y de la mano de Mateo Suarez más algo de Andrade, se colocó en juego y se fue abajo por tres puntos en el primer chico. En el segundo siguió de largo. Ahora sí, con la presencia de Curtis y con un excelente ingreso de Nahuel Santos, los del “Boca” Hernandez abrieron hasta siete de ventaja y tuvieron la chance de seguir aumentando. De todas formas, Santos con la confianza a tope abuso del tiro de tres puntos en ofensivas donde había otras opciones. Esto derivó en respuestas ofensivas de buen calibre de los de San Martín y Fomento, que, con buen parcial redujeron la ventaja y hasta pasaron en el score de cara al descanso largo.

El tercero fue el de quiebre. Colón ahora si manejó muy bien las ofensivas y encontró en Christian Pereira un sustituto de lujo para Cosby. El hombre formado en Goes puso varias bombas decisivas y fue un dolor de cabeza para la defensa local. Olivol siguió abusando del tiro exterior y no encontró soluciones ni desde Curtis ni desde el banco. Borrallo y De León tomaron muchos rebotes ofensivos que posibilitaron goles de segundas oportunidades y así se comenzó a delinear el triunfo tricolor. En el último cuarto y ya con el visitante con hasta 11 de renta, no daba la sensación que Olivol Pudiera darlo vuelta. A pesar de que el ganador erró muchísimos libres, el local no aprovechó desde más allá de los 6,75 y la victoria se fue a la esquina del movimiento donde Colón sigue demostrando porque en puntos reales, es bastante más que los equipos que juegan reclasificación.

UNO x UNO

OLIVOL MUNDIAL

Andrade (5): Entreverado. Fue de más a menos. Suarez (5): No fue su mejor partido. Romero (3): Lejísimos del nivel mostrado anteriormente. López (5): Perdió más de lo que ganó. Curtis (6): Se la siguen dando poco. Santos (7): El mejor de su equipo. Abusa del tiro de 3. Silva (5): Correcto partido. Garay, Angeriz, Britos, Arbildi (-): Pocos minutos. Hernández (5): Curtis debería tener más alimento ofensivo más allá de la toma de rebotes ofensivos.

COLÓN

Mayora (6): Sin la espectacularidad acostumbrada cumplió en todas las facetas del juego. 8+8+7. Not bad. Pereira (8): El destacado. Verrone (7): Jugó de alero. Lo hizo bárbaro. Borrallo (6): La entrega de siempre. Es un león. De León (6): Bailó con la más fea, no desentonó. Marote (5): No desentonó. Rodriguez, Bentancur (-): Pocos minutos. Nieto (7): Mandó a Verrone de alero y fue un problema que nunca resolvió el rival. Frenó bien a Curtis.

_______________________

Lo destacado

Colón sabía que jugaría sin su ficha más excluyente del campeonato. Su goleador. Sin embargo, la baja de Cosby fue muy bien disimulada por el partidazo del Patita Pereira. El escolta tuvo en encuentro enorme. Sus primeros dos triples no tocaron aro pero eso no lo avergonzaron, al revés, comenzó a tirar con más confianza y metió un par de bombas que hicieron levantar a su hinchada por la alta factura técnica. Pereira terminó con 23 puntos y dicen que está visitando zapaterías cercanas porque la patita se está convirtiendo en pata…

Lo distinto

Cuando llegamos a Millán y Sitio Grande nos dijeron que se cambiaba pero no iba a jugar. Un esguince de rodilla lo iba a dejar afuera por lo menos dos semanas. Sin embargo, en el correr del partido y con la falta de un base de recambio para darle oxígeno a Martin Andrade, Iván Arbildi de acercó al “Boca” Hernández y le dijo : “quiero entrar”. El resultado terminó siendo una anécdota, pero la actitud del jugador para destacar, que aún mermado físicamente intentó ayudar a sus compañeros que lo extrañaron al 100%.