Biguá venció como visitante a Goes en una nueva jornada de la serie LUB del torneo Sub 23. Los de Villa Biarritz se mantienen como único escolta del líder Malvín.

Los dirigidos por Gustavo Reig saltaron a la cancha con Sebastián Sosa, Álvaro Midaglia, Sebastián Piazza, Martín Coito y Christian Alcieri. Por su parte, los comandados por Pablo Ibón comenzaron con Hernán Álvarez, Nicolás Andreoli, Santiago Russi, Marcos Geller y Ángel Arévalo. La dupla arbitral la conformaron Nelson Infante y Aline García.

El encuentro disputado en Plaza de las Misiones presentó un comienzo netamente favorable al conjunto visitante, que desde el salto inicial se mostró mucho más sólido que su rival. Con una gran defensa en primera línea y una buena rotación de balón en ofensiva, Biguá logró abrir una prematura ventaja de 16 unidades (7-23). En el "pato" se destacaba el trabajo del binomio conformado por Marcos Geller y Nicolás Maurno, bien secundados por Santiago Corbo, que dañaba desde más allá de los 6.75 metros. Goes dependía en exceso de lo que pudieran generar individualmente Lorenzo Gutiérrez y Christian Alcieri.

En el inicio del segundo chico nada cambió. El escolta del líder Malvín continuó con su ritmo arrollador, explotando a la perfección el ataque rápido a través de Dennis Blazina y Nicolás Andreoli. El dueño de casa intentó una reacción, teniendo como principales exponentes a Santiago Pérez y Sebastián Sosa. A lo que aportaban estos dos jugadores se les sumaron Ezequiel Piñeiro y Joaquín Castro, que fueron importantes para que su equipo pusiera un parcial de 14-0, que les daba la posibilidad de ponerse en partido. Una bomba de Santiago Russi cortó la larga sequía de los de Villa Biarritz, que cerraron la primera mitad con un 7-0. Los primeros 20 minutos de juego se fueron con el visitante al frente en cifras de 47 a 30.

En el arranque del complemento se pudo observar un Goes mucho más agresivo en el costado defensivo, robando un par de bolas que se convirtieron en puntos de contraataque. Tres anotaciones consecutivas de Sosa, obligaron a Pablo Ibón a tener que solicitar un minuto de tiempo, ya que de a poco, su adversario iba achicando la brecha en el electrónico. Con un buen reingreso de Hernán Álvarez, más la mano caliente desde el perímetro de Manuel Saavedra, los de la calle Vázquez Ledesma volvían a gozar de una renta de 20 puntos (38-58).

Con dicha diferencia fue que la visita comenzó el último periodo, por lo tanto, el juego estaba prácticamente sentenciado. Como suele suceder en este tipo de trámites, los minutos finales fueron una verdadera doma, en la cual se dejaban los sistemas de lado, ejecutando la mayoría de las ofensivas con acciones de uno contra uno. Finalmente, Biguá se quedó con triunfo por 86 a 74 y de esa manera alcanzó un récord de 16-2, que lo mantiene como único escolta del líder Malvín. Con la derrota sufrida, Goes ostenta ahora un balance de 10-8, que por el momento lo deja fuera de los puestos de playoffs.