En la victoria de Larre Borges sobre Tabaré la figura del cuadriculado fue Joaquín Jones quien metió el doble del triunfo. Finalizado el juego dejó sus testimonio.

En un partido difícil el cuadriculado logró un puntazo ante un rival directo: “Lo principal fue el punto que conseguimos, por momentos jugando no tan bien como era de esperarse en estos tipos de partidos pero en otro momentos supimos leer bien el juego y fuimos un punto superior que fue suficiente.”

“El arranque fue muy malo y no lo puedo negar. Creo que los nervios afectan en este tipo de momentos, somos dos equipos jóvenes con muchos jugadores jugando por primera vez este tipo de partidos en estas instancias, otros con dos años y otros con más. La realidad es que no son fáciles de jugar, para ellos era la última vida para no entrar con desventaja y para nosotros un punto importante para asegurarnos ese punto en un futuro”, con respecto a lo que fue el arranque y varios lapsos del encuentro.

Sobre el final, dejó: “La última jugada fue una secuencia de los que fue el partido y lo que fue el campeonato de todos nosotros. El cierre salió todo contrario a como tenía que salir, pero en realidad si te pones a analizar y al tirar un libre a errar muy pocas veces pasa lo que pasó, Johnny (Rodríguez) fue al rebote y se le fue.”