Mateo Sarni fue uno de los destaques de Uruguay a lo largo del torneo, y especialmente en el último triunfo ante Chile. Tras los festejos el base conversó con Básquet Total.

El oriundo de Larrañaga nos comentó su sensación tras haber logrado la medalla de bronce en este Sudamericano: “Me quedo con un sabor agridulce, contento por haber entrado en el podio y venciendo con mucha autoridad a la selección de Chile que hace unos años nos había ganado tanto en la ’98 como en la ‘97. Pero por el otro lado sabiendo que estuvimos a muy poco de llegar a más, especialmente en el partido con Brasil. Pero el balance es totalmente positivo.”

Al respecto de las claves para ganarle a Chile, y especialmente con tanta autoridad y diferencia en el marcador, explicó: “Lo principal fue la defensa, pudimos anular a sus principales armas ofensivas, que son grandes jugadores y adelante fluimos también con altos porcentajes y así pudimos cerrar el partido con tranquilidad.”

Cuando le consultamos por su rendimiento personal, donde además de conducir de gran forma aportó puntos y manejó los ritmos de buena manera, dijo: “Me deja contento el trabajo defensivo primero con Arroyo y después con Herrera, me motiva mucho enfrentarme a jugadores de ese nivel y tratar de anularnos lo más posible. Luego en ofensiva creo que el equipo fluyó y todos jugaron un gran partido por lo que se me hizo fácil en ese aspecto del juego.”

Sobre el torneo en sí y el nivel en que vio al equipo celeste, Mateo comentó: “Si te soy sincero antes de venir esperaba un nivel tal vez un poco más desparejo entre nosotros y Brasil y Argentina, pero al llegar nos fuimos dando cuenta que salvo un jugador o dos como excepciones estábamos en un nivel muy similar en cuanto a talento o hasta incluso mayor.”

Habló también sobre las diferencias entre Uruguay y estas selecciones: “Creo que lo que nos falta es la mentalidad profesional que tienen ellos desde una temprana edad y las oportunidades de ser profesional que le brindan en su medio, ese es uno de los aprendizajes que te deja el torneo.”

Para terminar Mateo se refirió al futuro y a cómo puede incidir este Sudamericano en el desarrollo de este grupo de jugadores: “Ahora sólo resta ver en qué aspectos estuvimos individual y grupalmente flojos y trabajarlos más que nunca. El haber estado a nada de una final sudamericana es una motivación más para seguir entrenando y buscar la revancha en algún momento.”