Paysandú llegó a su primer triunfo en la Copa de Plata y luego del partido hablamos con una de las piezas claves del triunfo, Manuela Wolman.

Para empezar, destacaba la importancia de sumar en este partido para tratar de salir del fondo y llegar a semifinales: “Había que ganar este partido y los que vienen van a ser todos finales para poder clasificar a los play-offs”.

Paysandú parecía tener el partido encaminado en el segundo cuarto, pero Aguada llegó a pasar en el tercero. Manuela destacó el trabajo del equipo, luego de un minuto de Silva que cambió todo con presión en toda la cancha: “Creemos que Aguada para subir la pelota con la defensa arriba le cuesta muchísimo y tratamos de hacer eso, cerrar el ataque rápido de ellas y tratar de penetrar su defensa, que era en zona y era complicado. A partir de ahí, nos hicieron una marca individual y ya pudimos de hacer el juego nuestro”.

Por momentos Hernández complicó mucho al Paysa y Wolman nos contó la clave para pararla en el momento de quiebre: “La marcamos en zona. Nadia (Hernández) es una jugadora importante, ya tiene varios años acá y tiene mucha fuerza, es muy buena abajo, tanto para penetrar como en los rebotes. Pero se nos dio y pudimos marcarla mejor en el último cuarto”.

Manuela tuvo un gran primer tiempo y luego de salir le tocó reingresar en un momento complicado, en el que Aguada venía en plena reacción, se puso a un doble y colocó un triple clave para cerrar el juego y además le puso orden a un equipo que estaba jugando muy apurado: “A veces se me da de que entren de afuera como en el primer cuarto, que fueron dos seguidos. Después del minuto de Gastón, ya las cosas se fueron dando. Nos dijo de no salir tanto en el ataque, sino que como íbamos teniendo un poco de ventaja, poder jugar más despacio, moviendo la bola. Se nos dio con Estefa (Da Silva) que puede cortar abajo para sacar dobles o faltas”.

También se refirió a esta última, que además de las características que destacaba, también fue fundamental corriendo la cancha: “Estefa cuando está bien no la parás, penetra y saca el doble o la falta por suerte. Así hace 20 o 30 y la disfrutamos”.

Si bien Manuela no formó parte del plantel del año pasado, el equipo va por la revancha de la Copa de Plata que se le escapó en las finales: “Tengo las mismas ganas que las chiquilinas de poder estar dentro de los cuatro y el deseo de poder ganar la Copa de Plata siempre va a estar. Lo queremos, pero vamos a ir paso a paso, primero el siguiente partido, después los demás, play-offs y ver que sale después”.

El primer triunfo llegó con el estreno de la nueva indumentaria de Paysandú que además de estar divina, cambió la racha del equipo: “Se hicieron desear los equipos pero llegaron. Estamos de estreno y con el partido ganado. Más no puedo pedir”.