25 de Agosto metió un punto bárbaro en la Ciudad de la Costa que lo dejó más vivo que nunca por luchar por su lugar entre los 8. Luego del juego hablamos con Martín Rojas, goleador del León.

Empezó refiriéndose al encuentro y al gran marco de público que arrimó el León: “Un partido complicado. Lagomar de local es un equipo fuerte, y la gente sigue acompañando, ganemos o perdamos, se ha portado muy bien con nosotros”.

“Sabíamos de la importancia de este punto para nosotros y vinimos a ganar o ganar, no podíamos irnos perdiendo. Gracias a Dios pudimos sacarlo adelante y ganar el partido”, dijo de la importancia del punto.

En un partido en el que el extranjero fue bien marcado durante gran parte de minutos, el equipo lo pudo liberar en el último cuarto: “Marcaron muy bien a Hardin durante el primer tiempo, pero él sabe como aparecer y pudo hacerlo al final, para hacer sus puntos que nos dio una mano tremenda”.

La defensa interior jugó un rol clave, Moultrie no pudo dañar. Martín tuvo palabras con sus socios en la pintura: “Martínez siempre rinde bien. Sabe su rol, igual que Javi (Crócano), pueden fajarse, hacer goles, rebotear. Hoy no le tocó a Ottonello pero yo sé que él está pronto para entrar y que va a rendir lo mejor posible”.

Al veinte le falta un pasito más, pero en frente tiene un duro rival como Unión Atlética: “Es un partido divino para llevárselo, aunque no sea en casa, pero vamos a dejar todo”. 

Por último, se refirió a sus expectativas en el Sudamericano U21: “Quiero medirme a ver a que nivel estoy internacionalmente. El objetivo es el podio, si es primero mejor”.