En Lagomar aparece uno de los más jóvenes del Metro. Llamó la atención en la DTA y sigue creciendo esta temporada con buenos minutos y una proyección más que interesante. Promesas presenta a Martín Larrea.

Nombre:           Martín Larrea
Edad:                18 años (18/02/00)
Puesto:              Escolta
Altura:               1.92
Club:                 Lagomar
Apodo:             “Tortu”

 

“Martín es un jugador que puede progresar mucho, tiene 18 años y un físico interesante con brazos largos que le van a permitir desarrollarse como un buen defensa. Tiene muy buena mano de tres, es su mejor arma. Él está enfocado en mejorar, entrena fuera del club, y eso es parte de su cabeza que tiene que estar fuerte para bancar todo el proceso, incluidos los momentos no tan buenos. Es un gran jugador, ya demostró poder dar una gran mano en la DTA y en El Metro empezó bárbaro. Espero que siga así, me pone muy orgulloso porque lo conozco desde chico y sé todo lo que trabajó para llegar a donde está hoy.”

Rodrigo Cardozo

Capitán del Club Lagomar

¿Cómo empezaste a jugar al básquetbol?

Al principio jugaba al fútbol y al básquetbol, siempre en Lagomar. Empecé el baby fútbol a los 4 años y al básquet a los 7. Jugué las dos cosas hasta que en 2014 tuve que elegir porque había terminado el fútbol infantil. Me fui para el fútbol y estuve un año en Fénix, pero me aburrí. Como el básquetbol nunca me dejó de gustar volví y le dediqué mucho más.

 ¿Qué Entrenadores tuviste en Formativas que te hayan marcado?

Fabián Cabrera es quien tengo hace ya cuatro años, pero antes tuve a Jorge Campaña un año y a Fernando España otro, cuando era Pre-Infantil.

 ¿En qué momento empezaste a pensar en el básquetbol como carrera?

El año pasado. Vi que se venían dando las chances, iba sumando minutos y experiencia. Me encanta el básquetbol y le estoy dedicando, estoy entrenando mucho porque creo que esa es la base para llegar.

¿Qué cambiaste de tu rutina desde entonces?

Siempre está en trabajar. Voy al club cuatro veces en el día. En vez de quedarme en casa voy al club a tirar, creo que por ahí va la cosa.

 ¿Cómo te definís vos como jugador?

Soy un humilde jugador, no me siento que sea un tirador ni nada en particular. Siempre voy a entrar a darle lo mejor al equipo. Si tengo que salir del banco para defender una pelota lo voy a hacer con toda, si es para tirarla lo hago con tremenda fe. Soy uno más en el equipo.

¿Qué es lo que más te gusta hacer adentro de la cancha?

Me gusta muchísimo tirar de afuera. Si me queda, todos me dicen que no dude y la tire. Con la confianza que me están dando sé que las cosas van a salir.

¿Cómo fue el cambio de jugar en Cadetes a jugar con mayores en la DTA y Metro?

Es un nivel mucho más alto. Creo que estoy ganando mucha experiencia, y se me hace mucho más fácil jugar en juveniles.

¿Cómo manejas ese cambio de rol de lo que haces los domingos ahora en Juveniles a lo que tenés que hacer en el Metro?

En Juveniles tengo la confianza de ser el más experiente y tomo las cosas diferente. En el Metro sé que soy un jugador más, aportó lo mío. Pero hay mucha diferencia de nivel.

Estás entrenando también en el CEFUBB con la Selección 2000, ¿qué te suma eso?

Es algo muy lindo, siempre estar en una Selección es divino. Capalbo es el entrenador y he aprendido muchas cosas de él. Es buenísimo entrenar allí con jugadores de muy buen nivel. 

Te vas haciendo tu lugar en Primera en el mismo momento que Lagomar ha crecido tanto a nivel deportivo como de infraestructura, ¿cómo lo vivís siendo hincha del club?

El ascenso del año pasado fue algo divino. Yo venía de dos años de no poder subir, pero había varios jugadores e incluso mi hermano (Gonzalo Larrea) que pasaron cuatro años para lograrlo. Este Metro fue muy ansiado. Si bien venimos en una mala racha últimamente, tenemos un buen equipo y sé que las cosas van a salir. 

¿Cuál es el objetivo de Lagomar en este torneo?

No fijamos un objetivo en sí, la idea era ir partido a partido. Nos tocó un arranque duro, y nos convencimos que en casa no podíamos perder. Tuvimos algunos tropiezos pero quedan tres partidos y todavía podemos meternos entre los ocho mejores.

A nivel personal, ¿cuáles son tus objetivos a futuro?

Vivir del básquetbol me gustaría mucho. La clave es seguir entrenando y entrenando, y sé que así las cosas van a llegar.

Contame un poco sobre los estudios también…

Estoy en 5º de liceo, voy de mañana, y desde las 12 que salgo de estudiar le dedico unas cuantas horas al básquetbol.

¿Qué referentes tenés en el básquetbol?

Granger me encanta. Me gustaría jugar de base, aunque no es lo que soy hoy en día, pero me encanta como reparte juego para todos lados, como rompe y genera.

Además Javier “Cococho” Álvarez me aporta siempre, me corrige muchísimas cosas, me da consejos y tomo muchísimas cosas de él.