El árbitro internacional Gonzalo Salgueiro diálogo con Básquet Total luego de su participación en las eliminatorias africanas rumbo al Mundial de China 2019 en lo que fue una nueva experiencia en su carrera en el referato.

Respecto a esta nueva experiencia de arbitrar en África comentó: “Fue una experiencia muy grata y enriquecedora, no sólo por lo vivido dentro de la cancha, que te hace crecer mucho en lo profesional, sino también por lo vivido fuera de la misma, que te hace crecer como persona, con ese intercambio cultural que se da en la convivencia con compañeros de diversos países de África y con la gente local de Senegal”.

En cuanto a la previa, Salgueiro comentó: “Fue bastante particular, ya que a los nervios normales por el viaje a otro continente, se le sumó el tema de las vacunas que exigían para entrar al país, la más importante la de la fiebre amarilla, así como también la medicación para prevenir la malaria. A su vez, tuve que hacer un trabajo de scouting importante de las selecciones que iban a competir, ya que acá a Sudamérica no llega nada de básquetbol africano”.

Seguramente haya alguna anécdota a compartir, no es lo mismo una cancha de LUB que la eliminatoria en África: “Bueno una anécdota bastante peculiar se dio en cancha, ya que a los dos minutos de comenzar el primer partido de la competencia, dejó de funcionar uno de los dispositivos de 24 segundos; nos dicen que empezáramos que durante el transcurso del juego se iba a solucionar, minutos después ya con el juego iniciado se solucionó, pero a los cinco minutos volvió a dejar de funcionar y jugamos el resto del juego con un solo reloj de 24”. Sin dudas esos imprevistos que pensamos que sólo pasan en nuestro país, también suceden en otras partes del mundo”.

Salgueiro tuvo la oportunidad de trabajar en diversos campeonatos internacionales y ahora se suma la eliminatoria a su currículum: “Si, me ha tocado arbitrar Mundiales, Liga de las Américas y Sudamericana, Juegos Odesur y ahora también eliminatorias africanas, además de las de América; lo vivo como un desafío constante en el que siempre se aprende algo nuevo. El hecho de arbitrar en otro continente te ayuda en lo profesional en el sentido de que es otro tipo de básquetbol, mucho más físico e intenso y en lo personal el interactuar en el día a día con otra cultura totalmente distinta a la nuestra es una experiencia impagable”.

Claro está que hay diferencias entre nuestro básquetbol y el africano: “Como te decía, el básquetbol es mucho más físico, de hecho son jugadores con físicos de más centímetros y mayor masa muscular, lo cual hace que se juegue muy fuerte abajo de la tabla. También tienen mayor velocidad y resistencia, por lo que se hace un juego de mucha ida y vuelta, con continuos ataques rápidos para un lado y otro. Quizás la mayor falencia que tienen es la parte técnica, dado que en muchos casos se inician en el deporte muy tarde, a los 15 o 16 años lo cual es una ventaja de edad grande respecto de otros continentes y que en el alto nivel se nota y mucho”.

A nivel personal, Salgueiro piensa que está en un buen momento de su carrera: “Hoy estoy pasando por un momento muy lindo de mi carrera, donde como te comentaba, he tenido la oportunidad de participar de diversos torneos internacionales de alto nivel, lo cual me permite, cuando estoy de retorno por los pagos, volcar toda esa experiencia con mis compañeros de Uruguay, compartiendo conocimientos y vivencias, sobre todo con los más jóvenes que se están iniciando en esta hermosa profesión”.

Para concluir, el juez hizo referencia al conflicto que hay entre formativas y la gremial de árbitros: “Decir que espero que se resuelva pronto el conflicto entre formativas y la gremial de árbitros, ya que tanto para los jugadores juveniles, como para los árbitros que se están iniciando en el referato, la práctica en cancha fin de semana tras fin de semana, es fundamental para poder mejorar, progresar y así poder competir a la par cuando salimos a representar al país en el exterior”.