Ignacio Castro, juvenil de Aguada, continúa demostrando sus dones en El Metro y fue figura en Larrañaga con su ingreso en el final ante Olivol Mundial. Post partido acudimos a su palabra.

“Los dos estamos necesitados de puntos, veníamos de unas derrotas seguidas, ellos son rival directo de media tabla y había que ganar sí o sí. Por suerte se dio, jugamos un partido entreverado al principio, pero a lo último se dio una ventaja abultada”, comenzó manifestando.

Con este triunfo Larrañaga apunta más para arriba que abajo en la tabla: “Es que era decisivo. Antes del partido habíamos hablado de eso, que hoy era importante para ver a que queremos apuntar, por suerte se ganó, aunque no está nada decidido. Tenemos que seguir ganando porque la tabla está muy pareja”.

El foráneo Lamar Roberson fue importante con sus triples y sus 33 puntos: “Los dirigentes lo trajeron para eso, para que sea desnivelante y hoy jugó un partidazo, todo el equipo en verdad hizo un gran encuentro”.

En lo personal, Ignacio redondeó una excelente actuación desde su ingreso: “Yo tengo que entrar para defender, que es lo que me dice Gonzalo (Fernández), además de tratar de correr la cancha y perder tantas pelotas. Por suerte ingresé y pude hacer el juego que me hace sentir más cómodo”.

Consultado por el momento clave del partido dijo: “Más que nada en el tercer cuarto, cuando estaba parejo el partido, logramos sacar una ventajita y no nos descansamos, ahí seguimos defendiendo duro y esa fue la clave”.

Con la nueva situación en la tabla, mantuvo con firmeza cual sigue siendo el objetivo: “La aspiración sigue siendo partido a partido, todo está muy parejo, si perdés dos partidos estás abajo, si ganás dos estás arriba, pero tampoco te podés descansar”.