Nicolás Lewis vino desde el banco y tuvo un muy buen segundo tiempo para ayudar a que Miramar le gane a Olivol. Tras el triunfo el salteño conversó con Básquet Total.

Al respecto de la planificación del encuentro, comentó: “Sabíamos que Curtis nos iba a hacer mucho daño en la pintura y por eso planificamos la defensa en zona y yendo a doblar.” La primera opción no tuvo buen resultado en el primer tiempo: “Cuando fuimos a zona ellos justo pusieron un par de triples, pero supimos manejarlo, cerrarnos, ayudando y no dejando tirar cómodos a los tiradores.”

En el segundo tiempo, sin un base natural, conducido por Lewis y Blazina, el equipo fue más intenso: “Buscamos ser más agresivos yendo al aro, veníamos tirando mucho de tres puntos cuando tenemos buenos rompimientos. Buscamos lastimar ahí. Sabíamos que había que sacar a Curtis a defender para tener ventaja abajo del aro.”

El extranjero Drakeford tuvo una mala noche, pero de la mano de los nacionales el “Monito” logró la misión de controlar a Dwayne Curtis. Sobre esto Lewis dijo: “Diego (Olivera) entró muy bien y Carvidón también dio una mano, para jugar más físicamente. A Diego le gusta y tiene experiencia en eso. Marcando con él de ‘5’ y ayudando con el ‘4’ pudimos robar pelotas y correr la cancha.”

Nicolás entró y no volvió a salir, teniendo un rol importante para el equipo, y nos explicó que buscó al ingresar: “Me enfoco en la defensa. Me gusta presionar arriba, y si me queda alguna tirarla o romper hacia el aro. De a poco me voy ganando la confianza de todo el equipo.” Los rebotes fueron un rubro importante en el trabajo del salteño: “Atacamos los rebotes tanto ofensivos como defensivos, por eso entramos en el segundo tiempo con una formación más alta, era algo que nos estaba costando.”

“Veníamos de una derrota fea con Unión, pero este equipo sabe levantar la cabeza, cambiar el chip y demostrar que acá en casa tenemos que dar lo mejor cada uno.”, comentó al respecto de cómo Miramar cambió la cara luego de una categórica derrota. Y no escapó a responder sobre para qué está el equipo: “El objetivo es meternos en playoff, pero hay que ir paso a paso.”

Para terminar, Nicolás habló del apoyo de la gente, que se hizo sentir en el partido y también lo hace en el día a día: “La gente siempre nos está apoyando. Aunque los resultados no se den nos dan para adelante, se quedan en el club, nos arrimamos a la parrilla a conversar y está bueno. Estoy muy cómodo en Miramar, hay tremenda gente y tremendo grupo.”