Con la lesión de Javier ya a un lado, Lagomar formó al trío de los Álvarez que hizo estragos en el último cuarto y fueron pieza clave de la victoria ante Larrañaga por 78-67.

Resumen del partido

El milrayitas llegaba al balneario entonado, como escolta debido a los puntos que recibió en los escritorios en la semana. Del otro lado, el verde iba por la recuperación, luego de perder tres partidos en fila.

Juego parejísimo en el arranque, el local inició dañando en el juego interior con Nicolás Álvarez y Moultrie, este último de excelente tarea defensiva también. Siguió sumando del perímetro, encendido una noche más Nicolás García en ese rubro. Del otro lado, se buscó a Roberson permanentemente en el bajo, importante el juego sucio que hizo Monteverde en la pintura, sumado a un aporte de los perimetrales que dejaron el partido parejo. Apenas tres libres del extranjero verde la diferencia en el primer cuarto. Los de la calle Francisco Simón arrancaron mejor los segundos diez minutos, complicaron presionando la salida y Roberson siguió siendo pieza fundamental. Buenos ingresos de Colman y Ledanis que siguieron sumando en un Larra que dominó el rebote ofensivo. Los de Sande corrigieron marcando en zona, y buscando a Cardozo y Moultrie en el bajo llegaron a igualar. Pero un buen final nuevamente de Roberson dejó a los montevideanos 39-34 arriba al descanso largo.

Lagomar levantó con buena efectividad del perímetro y buenos minutos de los tres Álvarez en cancha para pasar a liderar. Pero la visita también mostró sus armas, de la cabeza de Sarni y la mano en llamas de Sánchez supo dañar y un buen juego entre sus internos terminó devolviéndole los 5 de diferencia con los que entró a la segunda mitad. Pero el local encontró un enorme momento de Nicolás Álvarez, tres bombas y puntos de corrida. La conexión familiar conectó todos sus circuitos, Gonzalo asistió y Javier también la puso de afuera se buscaron los tres y fueron la pesadilla de su rival, así los de la Ciudad de la Costa pasaron por 12 con un 17-0. La salida de Gonzalo por quinta hizo temblar algo los cimientos de los del balneario, que sufrieron las rápidas salidas de Sarni. Sin embargo, ajustando nuevamente atrás, su adversario no pudo acercarse y terminó sellando un punto enormemente valioso, ante uno de los escoltas hasta entonces, para seguir soñando con meterse entre los ocho.

UNO x UNO

LAGOMAR

García (6): Enorme inicio que fue cayendo. G. Álvarez (7): “Un despegado ✈”, así lo definió uno de sus primos. N. Álvarez (8): Enorme durante los 40 minutos y la quemó en el cierre. Cardozo (5): Si bien no fue su noche en ataque aportó mucho en defensa. Moultrie (7): Un tractor difícil de parar adelante y atrás fue enorme. J. Álvarez (6): Apareció con bombas en el momento clave. Borsani (5): Correcto. Arrillaga (4): No aportó lo que venía demostrando. Larrea, Pereyra y Rostán (-): Pocos minutos en cancha. Sande (7): Acertó en la rotación, dio en el clavo a la defensa y la familia Álvarez lo terminó sacando de un apuro.

LARRAÑAGA

Sarni (7): De gran partido, el que más quiso en el final. Viana (4): Buen arranque que no repitió el resto del partido. Álvarez (4): No le entró de afuera. Monteverde (4): Dominado en el juego interior. Roberson (6): Fue controlado después de un enorme 1T. Colman (5): Bien en el mejor momento del Larra. Ledanis (4): Alguna buena intervención pero pasó desapercibido. Castro (5). Correcto. Sánchez (5). Un par de triples en momento clave pero se quedó. Fernández (5): Enorme lectura en el 2C y 3C. No supo resolver en el final.

_______________________

Lo destacado

 

La familia Álvarez se robó los aplausos en el balneario. Cuando entraron los tres juntos se formó una conexión que fluyó a la perfección. Nada que envidiarle a los tríos atacantes más populares del mundo denominados en su momento BBC y MSN. Nosotros como somos bien atrevidos y no nos queremos quedar atrás vamos a bautizar a esa fórmula como la JNG, y atenti, porque esta tiene un ingrediente secreto más que lo develará Nicolás en el correr de los días en una nota en para Básquet Total.

Lo distinto

Acostumbrados a un look siempre casual hoy al llegar a Lagomar nos sorprendimos todos por la vestimenta de Gustavo Sande. El DT, lejos de su estilo normal, vino totalmente trajeado. Por un momento pensamos que nos habíamos equivocado, que no había partido, que era un casamiento perfectamente planificado en un día libre de Mundial. Después nos dimos cuenta que era una jornada especial, por primera vez, la TV transmitía desde el gimnasio del verde, y su técnico para no ser menos en un día tan importante, fue vestido de gala para la ocasión.