Malvín le ganó el esperado duelo de invictos de la serie LUB del Sub 23 a Biguá, y tras el juego dialogamos con una de las figuras del playero, el sanducero Juan Diego Cabillón.

El calendario quiso que el partido entre los dos candidatos al título se hiciera esperar, lo cual también hizo que se jugara sin los jugadores que están en El Metro: “Justo quedó en la última fecha, los dos invictos. Éramos casi todos juveniles de ambos lados, y lo pudimos ganar.”

Al respecto de la previa a un juego especial Juan Diego dijo: “Lo preparamos como todos los partidos, entrenando duro y sabiendo que había que salir a defender y presionar lo más posible porque ellos tienen buenos jugadores.”

Al conversar sobre las claves para quedarse con el triunfo el alero destacó: “Nuestra rotación es muy buena. Todos los que entran dan algo. Además, la confianza que tenemos en nosotros mismos.”

Llegado desde Allavena de Paysandú la temporada pasada Cabillón ya se encuentra entre los jugadores principales del equipo del “Chato” Martínez tanto en juveniles como en esta etapa del Sub 23: “Me siento como si hubiera jugado toda la vida acá. Estoy muy cómodo y tengo una confianza tremenda de mis compañeros para poder tirar. Si no entra siempre buscamos al que esté embocando.”

Malvín terminó la primera ronda sin conocer la derrota, y pretende continuar así: “Vamos a intentar mantener el invicto, ganar todo lo que se pueda para cuando vuelvan los Sub 23 que están en El Metro dejarles el equipo lo mejor posicionado posible, y así llegar mejor a la fase final.”

Para terminar, el sanducero nos contó sus objetivos para esta temporada: “Si está la chance de entrenar en el Primero nuevamente este año me encantaría. Poder ganar algo acá en Malvín sería un sueño. El objetivo es ser campeón siempre.”