Goleadora del triunfo de Capurro frente a Aguada con 21 puntos, Valeria Galli se tomó unos minutos para dialogar tras la victoria.

Sobre el triunfo dijo: “Todo pasó porque nosotras nos dimos cuenta que teníamos más nivel porque vinieron otras incorporaciones y eso en los partidos no se estaba viendo. Nos reunimos, tuvimos una charla para definir a qué aspirábamos y a cambiar la cabeza en las prácticas y en los partidos, a darnos todas para adelante. Creo que el cambio se está viendo por eso mismo”.

Sobre el cambio, reconoce claramente el punto de quiebre: “Fue el partido contra Paysandú, porque considerábamos que era un rival al que le podíamos ganar. Luego jugamos con Atenas y con Aguada y en parte un poco subestimamos a las rivales, que nos terminaron haciendo partido. Ahí dijimos “bueno, gurisas, hay que cambiar la cabeza””.

A la hora de explicar la nueva actitud del equipo señala: “Lo que estamos buscando ahora es no achicarnos. Si vemos que estamos jugando bien intentamos mantenerlo, intentar seguir intensas también. No dejarnos decaer por el hecho de haber sacado un buen puntaje”.

Se sorprendió al enterarse que había marcado 21 puntos: “No tenía ese dato, en realidad soy medio gatillo y algunos días se me da que entran y otros que no. Acá en Capurro me siento mucho más cómoda para tirar, hoy por lo que veo se me dio”.