Larre Borges cambió a tiempo y con un segundo tiempo de altísimo nivel derrotó a un Auriblanco que no levanta cabeza.

Resumen del partido

Dos de los equipos más necesitados se encontraban en La Unión, el local con apenas un triunfo y la visita aún sin conocer la victoria. El capitán Johnny Rodríguez fue baja en los de Lovera por un cuadro febril. Un buen arranque de Taibo y Rod le sirvió al Auri para poner un 8-0 y obligar al aurinegro a remar de atrás. Por más que no jugó bien, en base a actitud defensiva, con lo generado por Jones y anotaciones de Sykes el local se fue apenas uno abajo al primer descanso. Larre llegó a empatarlo, especialmente con Jones rompiendo para buscar a Gribau, pero defendiendo en zona los del barrio Bella Vista pudieron correr la cancha para volver a abrir ventaja. Algunos triples castigaron aún más a un local que no defendió y abusó del tiro con muy malos porcentajes (1/17 en triples), no anotando ningún gol de cancha en los últimos seis minutos del segundo período. Así, los de Rabino se fueron al descanso largo ganando 47-30.

Tras el entretiempo volvió otro Larre. Con Magnone manejando el equipo, mayor intensidad defensiva y movilidad en ataque, un 19-2 empató el juego promediando el tercero. El local siguió siendo superior, Rodríguez encontró su juego y Girbau fue importante. Mientras Andrés Jones fue el que más quiso y consiguió para Auriblanco, su hijo Joaquín se destacó para irse al último período 59-56 arriba. El aurinegro mantuvo el ritmo y con un 13-0 en tres minutos marcó la cancha, pero lejos de querer sorpresas no sacó el pie del acelerador, jugando de forma colectiva para redondear un enorme segundo tiempo en el que arrolló a la visita 58-20. Larre ganó 88-67, y con la sensación de que el equipo se encontró, para que el hincha se vaya con la ilusión de poder meterse entre los de arriba.

UNO x UNO

LARRE BORGES

Rodríguez (7). Como escolta se encontró, puso los tiros y jugó para todos. Jennings (3). Muy pobre. Miró el 2T de afuera. Jones (8). Cerca del triple-doble. Fundamental el hoy Capitán. Martínez (5). Aceptable. Sykes (7). Se despidió con su mejor imagen. Magnone (7). La cabeza del equipo. Manejó tiempos y leyó ventajas. Girbau (7). Rebotes y buenas decisiones. Hiper-rendidor. Acosta, Olivera (-). Poco en cancha. Lovera (6). Malas decisiones en el 1T, encontró un quinteto y no lo tocó en todo el 2T. El entretiempo fue clave.

AURIBLANCO

Sánchez (4). Manejó el equipo en el 1T, se fue por faltas. Piñeiro (3). Muy pobre aporte. Taibo (5). Lo mejor del equipo fue con él en cancha. Jones (5). Siempre quiso, luchó sólo por momentos. Gonçalves (6). Dominó el juego en la primera parte, se desvanció luego. Comas (4). Entró bien, se apagó en el 2T y se fue expulsado. Xavier (4). Buen ingreso, se fue quedando y le ganó el malhumor. Gentini (5). Positivos minutos. Erroizarena, Pons (4). No entraron en juego. Rabino (4). El equipo se quedó y no encontró soluciones. Dejó jugadores que habían rendido en el banco.

_______________________

Lo destacado

Cómo Uruguay en su tercer partido, parece que Larre encontró en este segundo tiempo su mejor juego. Intensidad defensiva, lectura en ataque, juego colectivo, movilidad. Magnone, a lo Torreira, marcó el ritmo y repartió juego. Jones y Rodríguez fueron Cavani y Suárez moviéndose para hacerse un espacio y anotar. Girbau, como Coates, saltó a la cancha e hizo olvidar por un rato a Josema Giménez (Johnny Rodriguez, también ausente). Y fiel a Tabárez… Lovera no hizo cambios. Tremendos 20 minutos de Larre, con un quinteto merecidamente destacado.

Lo distinto

Es un “Cacho” raro ver enfrentamientos entre padre e hijo en cancha, siendo ambos jugadores. Y un “Cachito” más verlos emparejarse directamente… y si, pegándose algún “cachote” ya que estamos. Y así fue. Los Jones, esos que comparten la “Sangre Naranja”, se cruzaron por primera vez. Afuera, con sentimientos divididos, madre/esposa e hijo/hermano seguro comprobaron que se puede hinchar por dos rivales a la vez. En la cancha un tiempo para cada uno, pero parece que esta vez será papá el que pague la cena…