Viniendo desde el banco, el capitán Diego Olivera fue fundamental para el triunfo de Miramar en el barrio Belgrano ante Lagomar. Tras el partido Básquet Total fue en busca de la palabra del interno del “Monito” quien en 21 minutos en cancha aportó 10 puntos, bajó 5 rebotes y brindó 1 asistencia.

Miramar se llevó el punto en un partido sufrido que casi se les escapa al final: “Fue un partido duro y en nuestra casa. Lagomar se vino pero lo pudimos sacar adelante. Como todo partido de El Metro es entreverado, pero a pesar de las malas decisiones que tomamos sobre el final, nos apresuramos y eso genero la reacción de ellos, de todas maneras logramos ganar el punto que es lo que importa sobre todo en casa que es donde hay que hacernos más fuertes”.

El ingreso del capitán desde el banco fue fundamental para el equipo: “Vengo acá a importar mi granito de arena, estoy en mi casa, mi club y me siento como loco. Sé que tengo mis añitos y todo, pero cuando entro quiero dejar todo por el club y por la camiseta que amo”.

El veterano de 34 años volvió al club de sus amores en busca de gloria: “Creo que tuvimos altos y bajos en el campeonato. El clásico con 25 de Agosto fue un envión anímico importante para nosotros. Tenemos que seguir con mente positiva, ser fuertes, duros de local e ir con todo cuando somos visitantes, es un campeonato parejo que permite soñar”.

Este punto ante Lagomar era fundamental para despegarse un poco de la mitad de tabla: “Lagomar tiene un buen plantel al igual que nosotros, pero sabemos que teníamos que hacernos fuertes de local y llevarnos el punto en juego. Hay que ganar sea jugando mal o bonito, lo importante es llevarse los puntos. En esta divisional se juega con mucha fricción, mucho contacto, pero sabemos que teniendo una defensa férrea y entrenando duro vamos por buen camino”.

Olivera sueña en grande: “Acá sueño mucho con el ascenso pero hay que ir paso a paso a lo Mostaza”