Capitol fue al balneario y se convirtió en el primer montevideano en llevarse un punto de cancha de Lagomar en este Metro. Luego del juego, Básquet Total habló con Diego Cal quien además del partido, habló sobre el fallo pendiente de su equipo.

De su planificación, los de El Prado marcaron la cancha, leyeron la ventaja de Teague en el bajo: “La idea era jugar interior. Pero no solo eso fue importante, sino que defensivamente también iniciamos bien el partido y eso nos dio corridas de cancha, empezamos sólidos atrás. Después de eso nos caímos un poco defensivamente, nos anotaron fácil y con eso lo fueron trayendo el partido. Ellos tuvieron buenos porcentajes de afuera también y en base a eso fue que nos llevaron el partido”.

El juego interno del blanquinegro fue fundamental, pero el equipo lo supo sacar sin contar con Agustín Zuvich en el final por quinta: “Agustín es muy importante para nosotros obviamente, pero al ellos estar ayudando tanto con Teague adentro nuestro juego con cuatro perimetrales nos abrió un poquito más la cancha. Obviamente nosotros confiamos en todos los jugadores que tenemos, en todo el plantel. Si bien era una baja importante sabíamos que Mauri (Gallo) y Juan (Wenzel) están cumpliendo esa función al no estar Héctor (Silva) y lo hicieron bien”.

El trabajo de Matías Lado fue impecable y para su base dedicó unas palabras: “Matías es fundamental para nosotros porque no solo es el armador, sino que también nos ordena todo el tiempo, es muy importante tenerlo ahí. De todas formas, capaz que es un debe nuestro por ahora, el poder encontrarle ese pequeño descanso con Bruno Acosta, que tiene muchas condiciones y posibilidades, que lo puede hacer muy bien. Creo que ahí está uno de los detalles donde nosotros podemos crecer más todavía”.

Capitol volvió a demostrar que en un final cerrado puede resolver de buena manera: “Con Bohemios, si bien perdimos en alargue, en los 40 cerramos bien, con 25 fue cerrado, que lo ganamos en alargue. Larrañaga también fue cerrado y gracias a Dios se nos está dando de ganar, de tener esa confianza. Gran parte de poder cerrar mejor es que tenemos un plantel más extenso y nos da la posibilidad de dar más respiro a los jugadores que nosotros queremos que estén bien en el cierre”.

El Capi aspira a estar entre los ocho y hoy se encuentra dentro de los líderes: “Siempre esperás estar lo mejor posible. Confiamos en nosotros, no sé si esperábamos estar así, pero creíamos que nos podía ir bien”. Sin embargo la posición del equipo de la calle Hermanos Gil depende del fallo que saldrá esta semana y sobre esto, Cal también tuvo palabras: “Para ser sincero, el reglamento es muy ambiguo, se puede tomar de muchas formas. Nosotros hace dos años atrás con este mismo jugador (Casal), hicimos una consulta a la FUBB mismo y dos años después se nos da vuelta lo que nos dijeron. Vamos a esperar por eso, me parece bastante injusto perder algo que ganamos en la cancha y por un jugador que ni jugó, ni incidió en el partido. Ojalá que se tenga sentido común y que no perdamos lo que ganamos en la cancha. Después tenemos que seguir, en este formato de torneo, intentando ganar de a uno, no marearnos ni pensar demasiado en adelante, sino ir punto a punto hasta clasificar”.

Por último, el entrenador habló sobre las ventajas de ya dirigir por segundo año consecutivo: “A uno, al menos, le da más confianza. Mantuvimos jugadores que son bastante claves, sumamos otros que nos están dando más potencial también. Uno se siente muy cómodo acá en el club y que le hayan repetido la confianza, para uno es muy bueno”.