Urunday Universitario venció en la avenida Suárez a Nacional por 72-65 y se quedó momentáneamente entre los cuatro mejores de la serie LUB por detrás de Malvín y Biguá en la tabla de posiciones del Campeonato Sub 23.

El comienzo fue favorable al tricolor, que sacó ventaja desde los 6,75 e impidiendo que el verde de El Prado convierta, principalmente anulando a Joaquín Pascual, una de las figuras del equipo. Martín Quiroga jugó un fenomenal partido tanto en ataque, como en defensa, donde la zona 2-3 fue efectiva para cortar las penetraciones y no permitir jugar a Iván Vega en el poste. Los de La Blanqueada sacaron 10 sobre el cierre, aprovechando los puntos en segundas oportunidades para irse al banquillo, 21-11.

El segundo cuarto fue accidentado en los primeros minutos, no sólo por un corte de luz sino porque Quiroga tuvo que salir del rectángulo tras una violenta caída, de la que acusó dolor en el tabique. Mauro Miranda hizo la diferencia en el bolso, pese a que por momentos se olvidó de repartir el juego. Pero cuando la cosa se ponía complicada para el local, Santiago Machado y Mateo Pérez sacaron la cara por el equipo para ponerse a seis, 31-25. Santiago Vásquez recibió varias faltas para volver a recuperar la ventaja y al filo del descanso, la vuelta al terreno de Quiroga llegó con una bomba para que los del Parque Central se fueran ganando por siete, 40-33.

El regreso del descanso fue dramático. Un parcial 10-0 en favor de Urunday cambió completamente el encuentro. El encargado de esta reacción tuvo nombre y apellido, Brian Silva, que con sus robos y corridas le permitió a su equipo pasar por primera vez en la noche, 43-40. El estudioso aprovechó la remontada anímica y puso la bola en el poste con Vega para ampliar la renta a seis antes de cinco para el cierre, 47-71. Pero en un cotejo muy cambiante, Nacional corrió tres veces consecutivas la cancha y descontó a dos, 54-52. Paulo Rodríguez se mantuvo intenso en defensa y sacó provecho de la partida, junto a Quiroga para volver a ponerse al frente a falta de las diez vueltas finales del reloj, 56-54.

En el complemento, el tricolor mantuvo su postura de presionar arriba, pero se olvidó de mover la pelota en la ofensiva, dependiendo mucho de las posesiones largas de Miranda. Javier Masner alternó la zona a 3-2 en el cierre, la cual fue exitosa y sirvió para sacar seis de renta. En el cierre, Machado se puso la mochila y pese a que no lo logró liquidar en varias oportunidades, la victoria terminó siendo para los locales, 72-65.

Con este triunfo Urunday se quedó metió entre los cuatro mejores y en la próxima fecha y última de la primera ronda recibirá a Defensor Sporting. Por su parte, Nacional hará lo propio en el Gran Parque Central frente a Goes.