Lagomar consiguió su tercera victoria al hilo en un partido que remontó de atrás ante Stockolmo. Uno de los puntos altos fue Alfonso Arrillaga, que reemplazó a a Rodrigo Cardozo quien salió por faltas e hizo un labor defensivo notable.

Por Leonardo Escudero

Su ingreso se da en un momento complicado en donde Gabriel estaba en un nivel muy alto: “Ellos arrancaron muy bien, muy sólidos. Nosotros en defensa estábamos un poco flacos, nos hicieron 28 puntos en el primer cuarto. Cuando el técnico me llamó para entrar como siempre, fue para cumplir la función que me toca. La tengo muy clara por suerte, mi rol está bien definido como el de todos los jugadores. Entré, se me dio y el técnico por suerte me dejó en cancha”

La clave pasó por sacar a Gabriel de la pintura: “Es un jugador que mide 2,12, creo que por lejos el más alto del torneo. Nosotros tenemos un extranjero de 1,95 muy fuerte, pero siempre esos centímetros de más se hacen sentir y más cuando se carga de faltas que tenemos que marcarlo entre los nacionales. Ahí hay que intentar sacarlo un poco del partido, sacarlo hacia afuera y generar desde ahí”.

Fue el primer partido con gran cantidad de minutos y así se sintió el jugador: “Fue duro al principio. El primer partido jugué cuatro minutos, el segundo ocho. Voy creciendo, sé que enojarme como estaba un poquito al principio me iba a jugar en contra tanto a mí como para el equipo porque no iba a poder aportar tanto. Intenté de mantenerme positivo el apoyo de mis compañeros fue espectacular. Siempre concentrado de la misma manera para aportar al equipo”.

A pesar de su rol, Alfonso sumó también en ataque: “A pesar de los puntos sé que mi rol principal del equipo es defensivo. Dar una mano en ataque siempre está bueno, porque además me hace sentir más cómodo. Hoy empezó a entrar la pelota, se me abrió el aro y seguí probando. Mis compañeros me dieron confianza para que siguiera tirando y por suerte se me dio”.

Lagomar atraviesa un gran presente, está entre los líderes y jugará esta semana ante un pesado como Cordón. Sobre el futuro inmediato del verde, Arrillaga dijo: “Es uno de los rivales más duros, creo que con Unión Atlética. Nosotros estamos bien, estamos sólidos. Es un campeonato corto, a una ronda, en la que se definen los que quedan arriba y abajo. Hay que seguir haciéndonos fuertes de local especialmente, y de visitante siempre robar un punto está impecable”.