Biguá venció a Sayago 90 a 51 y mantiene su invicto tras ganar los once partidos disputados hasta el momento.

Impreciso comienzo para Biguá que era el único que miraba el aro. Sayago no le encontraba la vuelta en el inicio y el pato sacaba 6 rápidamente. Hernán Álvarez conducía y Juan Cajelli definía. El cuarto se iba y el encuentro entraba en un plato. Muchos errores en el lanzamiento provocaban un final con poco gol. 15 a 6 terminaban los primeros minutos a favor del local.

Un parcial de 10-0 a favor del Pato le permitió a  Alejandro Remos probar variantes. La visita mejoró, empezó a jugar, Nahuel Lemos entró en contacto con el balón y la historia fue otra. Biguá no se durmió, mandó a la cancha a los mejores del primer cuarto y con la defensa en zona volvió a abrir distancia. Triples de Álvarez, Cajelli y Ángel Arévalo le permitieron irse al descanso 38 a 21 arriba.

No cesó el tiro exterior en el complemento pero en este caso Marcos Geller y Nicolás Maurno eran los francotiradores. Además del espigado Lemos, Ignacio Álvarez se animaba y Tomás de León agarraba confianza con su tiro en el conjunto de Nicolás Díaz. A pesar del buen momento del equipo del norte, los de Villa Biarritz estaban certeros con los lanzamientos y entraban a jugar los últimos 10 minutos ganando 57 a 37 gracias a un triple más allá de los siete metros, sin mirar el aro, por parte de Santiago Russi.

El periodo restante sirvió para algún lujito de Diego Andrade que servían de asistencia para que Lemos aumente su cuenta personal y para que Biguá muestre el poderío ofensivo y la intensidad defensiva, priorizando lo colectivo por encima de las individualidades. El pato cerró el encuentro en cifras de 90 a 51.