Malvín visitó a Biguá y lo venció de gran manera por 82-54 en la última fecha de la primera fase del Campeonato de Formativas disputada el domingo en la categoría Sub 20.

En la previa todos estaban a la espera por un gran encuentro, que al final lo terminó siendo, pese a la gran paridad en el marcador complementario. Empezó muy parejo y trabajado intensamente desde la defensa zonal, tanto que restando cuatro minutos para el primer descanso apenas iban 8-7 arriba los locales. De movida nomás, Lucas Capalbo comenzó a demostrar su habilidad con el balón en mano, mientras que Theo Metzger fue el encargado de meter la mayoría de los puntos, desde el poste o saliendo de su principal zona de influencia, con los que el playero se fue ganando por mínima, 18-17.

Nicolás Maurno y Dennis Blazina con su entrada, fueron los encargados de llevar adelante al pato, pero Malvín lo logró contrarrestar con los tiros desde más allá de los 6,75. Los dirigidos por Juan Rovira, tuvieron un bajón en el cotejo y pasaron casi dos vueltas de reloj sin encestar. Rodrigo Coelho aprovechó el momento y su primer ingreso al rectángulo de juego para hacer la diferencia y sacar la máxima de ocho puntos hasta el momento, 29-21. La salida de Capalbo, quien fue la gran figura, adormeció la circulación del balón y Biguá que supo defender impuso un 8-0 para emparejar nuevamente las acciones. Cuando se cerraba el cuarto, volvió a aparecer Metzger con cinco puntos consecutivos para volver a abrir la ventaja antes del entretiempo, 40-32.

El tercer cuarto, fue el definitivo para sentenciar el encuentro. Theo se lesionó su mano derecha producto de un pelotazo, pero con dificultades y todo, continuó embocando. De un lado el conjunto de Villa Biarritz no la metía y del otro Capalbo, intratable, no sólo exhibió su gran movilidad y su capacidad para definir pese a su estatura, sino que también se dio el privilegio de hacer algún lujo, como un túnel entre las piernas rivales. El azul de la playa logró sacar ventaja de 20, pese a que los de la calle Vázquez Ledesma lograron achicar con un triple en la hora a 17, 44-61, gracias a Blazina, quien fue de los más insistentes.

En el cierre el playero mantuvo la ventaja de 20 puntos y le dio descanso a sus tres principales figuras, Capalbo, Cabillón y Metzger. Aun así continuaron siendo superiores y nuevamente Coelho tuvo minutos interesantes. Finalmente la victoria fue para la visita, un tanto abultada para lo que fue la mayor parte del encuentro, 82-54.

Tras la última fecha del campeonato, ahora ambos equipos quedaron clasificados para Serie 1, donde fueron emparejados con los mejores equipos de la temporada: Defensor Sporting, Trouville, Bohemios, Urunday Universitario, Unión Atlética y Goes.

Nota con Juan Cabillón

Malvín hizo parecer fácil un encuentro que en verdad fue complicado: “Era un partido difícil porque era Biguá, siempre son importante estos encuentros y era determinante terminar bien la primera ronda, invictos. Y que culmine de esta manera fue excelente”.

Lo del equipo colectivamente fue magnifico, pero Capalbo sobresalió del resto: “Lucas (Capalbo) está teniendo un terrible torneo, con una mano asesina de tres, una eficacia siempre regular. Pero los tiros los generamos todos y él los aprovecha, entonces es todo un trabajo colectivo”.

Sobre en qué fueron superiores a Biguá dijo: “En defensa porque supimos correr la cancha después de presionar fuerte e ir a buscar todos los rebotes. Teniendo las dos torres abajo del aro como son Seba (Sebastián Pereyra) y Theo (Metzger), pudimos bajar la pelota en ofensiva y jugar en ataque rápido”.

Comentó, finalizada la primera etapa, cómo toca encarar la segunda parte del año: “De la misma manera que encaramos esta. Trabajando duro, entrenando todas las semanas y jugando cada partido como si fuera una final”.

Sin duda es uno de los equipos con jugadores de potencial y futuro: “Todos. La mayoría con proceso de selección. La verdad que Malvín en eso es un gran productor de jugadores y lo aprovechamos todos los que estamos acá”.