En la gran victoria de Colón como visitante ante Miramar, Rogelio de León fue determinante. Si bien culminó con 8 puntos, se quedó con 15 rebotes y fue nota para Básquet Total.

Punto clave de visita para arrancar con una sonrisa: “Sabíamos que iba a ser una cancha difícil, pero por suerte pudimos llevarnos lo que vinimos a buscar”.

“Al pasar de los años ya estoy acostumbrado, sabía cuando me vinieron a buscar que con extranjero chico mi trabajo iba a ser muy duro y luchado pero estoy contento de hacerlo”,dijo sobre el trabajo personal para el equipo.

En cuanto al extranjero, fue muy poco lo que jugó en el primer tiempo pero en el segundo la rompió, sobre esto manifestó: “Yo creo que es un muy buen jugador. Estoy convencido que a los extranjeros chicos y sobre todo en El Metro les cuesta más acostumbrarse sobre todo a las defensas de mucho brazo. En cambio para un interno es más fácil postearse y ganar con los kilos. A lo largo del campeonato pienso que va a ser más el que fue en el segundo tiempo que en el primero”.

“Fue lo que hablamos. Cuando vimos que teníamos tantos técnicos y pitazos a favor, sabíamos que ante el mínimo gesto o protesta nos iba a tocar. Creo que nos supimos aguantar y fue una de las claves”, terminó diciendo respecto a la labor de la terna arbitral y como lo tenía que aprovechar Colón.