Tabaré derrotó a Auriblanco en su debut en El Metro mostrando interesantes variantes tanto en defensa como en ataque, y un extranjero que promete.

Resumen del partido

Empezó el Metro y el “Indio” se mudó del Parque Batlle a Villa Dolores para oficiar de local ante Auriblanco. El inicio fue nervioso y errático hasta que transcurridos un par de minutos los equipos se asentaron. El “Auri” generó principalmente desde Piñeiro y Comas, que estuvo claro en el goleo, además de buscar siempre poner en juego a Rod bajo el cesto. Tabaré sacó ventaja cuando pudo poner en juego a Daniels pero la defensa se cerró constantemente obligando a los perimetrales a asumir dentro de un primer chico que terminó 15 iguales. Alternando defensas al hombre y en zona, y aprovechando un quinteto con cuatro chicos para presionar, los de Barrios pudieron sacar ventaja de las corridas con buenos minutos de la primera línea Varela-DeGouveia. Los del barrio Bella Vista tuvieron dificultades para anotar, pero aparecieron dos triples de Erroizarena para arrimarse y la primera mitad se fue con triunfo del equipo gris 31-26.

Tras el descanso un 12-0 con Serres y Daniels como figuras marcó el rumbo del partido. Tabaré jugó con un equipo muy alto, asfixió a Auriblanco atrás y fluyó en ofensiva con movilidad de balón y un gran dominio del rebote para jugar en transición siempre que fue posible. La rotación dijo presente, Couto tuvo un buen pasaje y el “Indio” se fue 16 arriba al último período. Aumentando su intensidad y llevando el partido a un clásico “Metro” -pérdidas, errores, apuros- la visita pudo acortar un poco, con buen pasaje de Gentini, Gonçalves y Erroizarena, pero no logró quebrar la barrera del doble dígito hasta faltando menos de dos minutos para el cierre. El final se hizo vibrante pero el local cerró mejor y ganó de forma justa 76-60 para que su gente se fuera cantando “es el glorioso Tabaré”, esperanzada en un equipo que promete en el torneo.

UNO x UNO

TABARÉ

Rivas (5). Correcta conducción. Díaz (5). No fue su noche con el tiro, aportó en otras facetas. Serres (8). El destacado. Cabillón (7). Lideró, se fajó y fue el rey del juego de rol. Daniels (8). Hizo estragos cuando se la dieron. Varela (6). Intenso, organizó el ataque con personalidad. De Gouveia (4). No estuvo claro. Miller (6). Buen aporte en ambos sectores. Couto (5). Aprovechó los minutos con confianza. Barrios (7). Manejó bien un equipo que muestra muchas posibilidades en su conformación. Alternó defensas y presiones con éxito.

AURIBLANCO

Comas (5). Empezó muy bien, se fue entreverando con el partido. Piñeiro (4). Algo al inicio, luego sintió molestias y debió salir. Erroizarena (7). Fuerte en 1x1, puso triples, defendió bien. Promete. Jones (4). Le costó ante una defensa que se cerró siempre. Gonçalves (6). Es gravitante cuando le logran dar juego. Sánchez (4). No pudo dar fluidez al equipo. Xavier (4). Escaso aporte. Taibo (5). Cumplió. Gentini (6). Fue el revulsivo, el impulsor de la reacción. Pons (4). No logró generar ni dar una variante abriendo espacio. Díaz (5). Correcto. Rabino (5). Planteó bien el juego, logró controlar el partido en la primera mitad. Estiró el plantel, logró traerlo cuando parecía liquidado.

_______________________

Lo destacado

Emiliano Serres fue una de las figuras de Tabaré, no sólo por sus puntos y los triples que casi quebraron el juego, sino principalmente por la capacidad de generar y manejar los ritmos del juego. Además, el escolta es parte vital de la toma de rebotes y la salida en contraataque, y en defensa intimida y obliga a los rivales a cambiar sus tiros cercanos al aro. Terminó con 16 puntos (3/5 en dobles, 2/4 en triples), 12 rebotes y 3 asistencias. Gran inicio del fraybentino en El Metro.

Lo distinto

Cábalas son cábalas, y parece que hoy Nicolás Rabino perdió una. El DT repitió camisa, la misma del ascenso en la DTA, la misma que usó el año pasado cuando saltó a la banca para dirigir y salvar al “Auri” definitivamente. Pero hoy no funcionó. La camisa vino y no ganó. Pero pensándolo bien ¡fue la campera!, seguramente fue eso lo que impidió la magia de la camisa. Así que, para la próxima, a pasar frío, que la camisa verde a cuadros no quiere ser culpable del debut con derrota…