Golden State aplastó a los Cavaliers como local y puso la serie 2-0 manteniendo el factor cancha.

De la mano de una noche histórica de Stephen Curry, el actual campeón dio un paso importante de cara a un nuevo anillo.

En un partido que controló durante los 48 minutos, los dirigidos por Steve Kerr abrieron ventajas de dos dígitos que manejaron de buena forma. En el lado de la visita el único atisbo de reacción era comandado por El Rey Lebron y Kevin Love. Sin embargo, el poco acompañamiento del banco y del resto de los titulares, resultó decisivo en una noche de brillo de Steph Curry quien con nueve triples quebró el récord de más lanzamientos de tres puntos anotados en una final.

Además, el conjunto local tuvo un buen encuentro de Thompson y Durant, siendo acompañantes perfectos para el excelente juego de Curry. Finalmente el cotejo tuvo cuatro minutos de sobra, cuando los técnicos decidieron colocar a los suplentes para culminar la noche.

El máximo goleador del juego fue Stephen Curry con 33 puntos, mientras que en los Cavaliers, Lebron James anotó 29.

El próximo juego será en el Q  Loans Arena de Ohio el miércoles.