Defensor Sporting derrotó con claridad a Atenas 84-29 y festejó su clasificación a la Copa de Oro con una victoria.

Las fusionadas habían obtenido buenas noticias de lo sucedido el viernes en Cordón, donde la caída de las albicelestes las metió dentro de las cuatro mejores. Sin embargo, ayer coronaron la alegría con un nuevo punto.

A pesar de las bajas de tres de sus jugadoras, seleccionadas para los Juegos Odesur, las de Marín iniciaron como una tormenta con un 20-6 de arranque en un gran cuarto de Cindy Ezquiaga. Las violetas no sacaron el pie del acelerador en los segundos diez minutos y con cerraron el primer tiempo con un contundente 50-12.

Las Alas Negras mejoraron en ofensiva en la segunda mitad, con buenos minutos de Garbarino y Mott, pero no fueron suficiente para que las dueñas de casa aumenten la renta a 43. En los últimos diez se bajaron las revoluciones y las de García perdieron el chico solo por un doble.