Miramar demostró que está para pelear y venció como visitante 66-40 a Olivol Mundial por el Grupo C del Campeonato de Formativas en la jornada 11 disputada el domingo.

El Mono dominó de principio a fin y sólo tuvo que encargarse de mantener la renta en el marcador y manejar los tiempos. Un 8-0 en base a las desatenciones rivales y la maravillosa defensa, que fue alternando la zona entre 2-3 y 3-2, fue el inicio de una gran ventaja. Las conversiones de Mateo García y Agustín Vilardo, desde la línea de tres puntos, fueron parte de la gran paridad antes del primer receso, 22-6.

En el segundo cuarto, el conjunto dirigido por Diego Palacios, mejoró sus porcentajes de tiro. Principalmente lograron llegar a la conversión desde la línea de libres y tiros de media distancia, ya que penetrar en la zona se les hizo casi imposible ante una intensa defensa. En Miramar brilló el juego de Francisco Minarrieta, quién robó una gran cantidad de balones divididos, para llevar rápidamente a la contra y asistir a sus compañeros. La diferencia se ensanchó y antes del descanso los visitantes se fueron ganando por 21, 40-19.

En la segunda mitad del partido, en Olivol hubo un gran arranque de Agustín Moreno, que con el transcurso del tiempo pasó desapercibido. Joaquín Pérez tuvo un pasaje en el cotejo con sus bandejas y movimientos desde el pick. Pero Minarrieta fue quien manejó las ofensivas del Mono y asistió a Vilardo quien estuvo fino desde los 6,75, 4/4 antes del cierre del tercer cuarto, que se fue por 57-29.

Ambos equipos regalaron el complemento, los técnicos aprovecharon para probar y mandaron a la cancha a sus alternantes. Algún roce entre jugadores le complicó la tarea a la dupla arbitral de Martín Fernández y Martín Guberna, pero finalmente no pasó a mayores y la victoria se fue para la calle Gadea, 40-66.

En la próxima fecha Miramar recibirá a Fusionado. Mientras que, Olivol Mundial deberá visitar a Montevideo.

Nota con Francisco Minarrieta

“Fue un buen partido, pudimos sacar una buena ventaja y con eso quedó contento el equipo”, comenzó manifestando.

Miramar alternó entre la zona defensiva 2-3 y 3-2 en el transcurso: “La zona dio muchos frutos y no pudieron resolverla. La fuimos cambiando y sirvieron las dos. Eso fue fundamentar para ganar el partido”.

Minarrieta fue figura con sus robos y el aporte al equipo: “Estoy muy contento por la actuación personal y con la ayuda de mis compañeros se pudo salir adelante”.

El Mono apunta alto para tener mejores rivales en la siguiente fase: “Nuestra aspiración es quedar lo más alto posible para poder jugar contra los mejores”.

Para complementar, dejó su ficha personal: “Tengo 19 años, estoy en el club desde niño y me desenvuelvo en el juego en equipo o la defensa. Mi característica principal es la penetración o la asistencia”.