Cleveland Cavaliers venció a Boston Celtics como visitante y se coronó campeón de la Conferencia Este por cuarta temporada consecutiva. Por su parte, LeBron James disputará su octava final consecutiva en la NBA.

Luego de disputados seis partidos de la serie, estaba más que claro que ambos equipos se hacían realmente fuertes jugando como locales y que cuando salían de su zona de confort bajaban considerablemente ese rendimiento. No obstante, en esta clase de partidos todo suele quedar a un lado y en 48 minutos de baloncesto puede suceder cualquier cosa.

Los dirigidos por Brad Stevens comenzaron con Terry Rozier, Jayson Tatum, Jaylen Brown, Al Horford y el australiano Aron Baynes. Por su parte, los comandados por Tyronn Lue saltaron a la cancha con George Hill, J.R. Smith, LeBron James, Jeff Green y el canadiense Tristan Thompson.

El encuentro celebrado en el TD Garden de la ciudad de Boston, presentó un comienzo favorable al elenco local, que con un buen aporte en ataque del rookie Jayson Tatum, lograba abrir una ventaja de siete unidades (11-4). De a poco, el conjunto visitante se fue metiendo en el ritmo de partido y de la mano de un encendido LeBron James, conseguía rápidamente equilibrar las acciones. Con un par de anotaciones consecutivas del dominicano Al Horford, Boston volvía a gozar de una diferencia de ocho puntos al finalizar el primer periodo. Los de Massachusetts realizaban un excelente trabajo defensivo, anulando a todas las vías de gol de su rival a excepción de LeBron, lo que le permitía seguir aumentando la brecha en el electrónico. No obstante, tal y como ocurrió en el primer cuarto, los de Ohio supieron sobreponerse, ya que gracias al goleo de Jeff Green y J.R. Smith, se llegaban a poner a una unidad. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 43 a 39.

En el arranque de la segunda mitad ambas escuadras salieron decididas a dejarlo todo en el costado defensivo. Dicha decisión provocó que las ofensivas mermaran considerablemente sus porcentajes en tiros de campo, Promediando el tercer periodo, los actuales campeones del Este colocaron un parcial de 9-0, que les permitía sacar una renta de cinco puntos (51-56). En ese momento, los dirigidos por Brad Stevens se mostraban muy imprecisos en ataque y vulnerables en defensa. Sin embargo, al iniciar el último periodo, nuevamente con Tatum como figura, se volvían a poner en partido. En los minutos finales apareció la “defensa para campeón” de Cleveland, lo que sumado a la jerarquía de James, le dio a los comandados por Tyronn Lue una ventaja de diez puntos en un abrir y cerrar de ojos, que sería lapidaria para las aspiraciones de los Celtics. Finalmente, los Cavaliers se quedaron con la victoria por 87 a 79 y se coronaron campeones de la Conferencia Este por cuarto año consecutivo. En la final de la NBA, Cleveland se enfrentará al ganador del juego que en la jornada de mañana disputarán Rockets y Warriors en Houston.

En el ganador se destacó la majestuosa actuación de LeBron James, que aportó 35 puntos, 15 rebotes y 9 asistencias, muy bien acompañado por Jeff Green con 19 tantos y 8 rebotes. Por el lado del perdedor, Jayson Tatum anotó 24 unidades y capturó 7 rebotes.