Nicolás Castello, Sub 23 de Stockolmo, dialogó con nosotros tras la victoria por 66-60 frente a Cordón como local.

Por Geovanni Aprile

Stockolmo trabajó para ganarle a Cordón, y dijo: “Un partido muy difícil contra un cuadro bien formado, con varias caras conocidas y mucha mano de tres, que hoy no lograron meter, pero que venían convirtiendo mucho por lo que nos habían contado. Lo supimos mantener en zona y después cambiando la marca al hombre, de esta manera lo pudimos sacar”.

“Sacamos una buena ventaja en el primer cuarto que fue vital para todo el partido”, manifestó sobre el gran comienzo.

Cordón plantó una zona defensiva 1-3-1 que complicó a Stockolmo: “Ya al final del segundo cuarto terminaron con esa zona. El técnico (Zaballa) hizo algunos cambios en ataque que no nos funcionaron, pero se nos abrió el aro un par de veces después que arrancamos a penetrar”.

Contó el clima que vive el plantel y cómo influye esto en el desarrollo de los partidos: “Somos un equipo muy unido que siempre va todo para adelante. Tenemos jugadores de todas las edades y se ha formado una familia acá adentro. Siempre le damos para adelante al que agarra o tira porque la idea es mantener un clima positivo con todos los jugadores. Con los libres, a mí que soy primer año de Juvenil siempre me brindan apoyo para que los tire y los últimos cuatro que metimos fueron vitales. En todo el campeonato veníamos muy mal desde la línea, pero gracias a ellos hoy lo pudimos cerrar”.

Sobre las aspiraciones del plantel Sub 23, comentó: “Estamos para pelear, como siempre. Todos los campeonatos que juguemos estamos para eso, sean desde Formativas hasta Metro”.

“Ya vengo desde el año pasado con pocos minutos. Pero este, con la confianza del técnico, que me da bastantes, y la de los compañeros que son muy unidos, yo me siento bien, conforme y percibo que con la unión podemos llegar lejos”, dijo para terminar.