Cleveland Cavaliers venció como local a Boston Celtics y forzó un séptimo juego para conocer al campeón de la Conferencia Este. El “Rey” LeBron no se rinde y luchará por disputar su octava final consecutiva de NBA.

En el último juego disputado el miércoles pasado, Boston había logrado un triunfo jugando en el TD Garden, que lo dejaba a un paso de meterse en las finales de la NBA, luego de ocho temporadas. Los de Cleveland tenían la obligación de obtener un triunfo si querían mantener la ilusión de estar en la definición por cuarto año consecutivo.

Los dirigidos por Tyronn Lue saltaron a la cancha con George Hill, J.R. Smith, LeBron James, Kevin Love y el canadiense Tristan Thompson. Por su parte, los comandados por Brad Stevens iniciaron con Terry Rozier, Jayson Tatum, Jaylen Brown, Marcus Morris y el dominicano Al Horford.

El encuentro disputado en el Quicken Loans Arena de la ciudad de Cleveland, presentó un comienzo bastante atractivo, en el cual ambos equipos intercambiaban ataque por ataque, sin sacarse diferencias en el marcador. Con el correr de los minutos, el conjunto visitante fue mejorando en el costado defensivo, lo que sumado al excelente aporte en ataque de Jaylen Brown, con 15 puntos en el primer periodo, les daba la posibilidad de abrir la primer ventaja de la noche. En el arranque del segundo cuarto apareció en todo su esplendor para el elenco local la figura de LeBron James, que con un par de anotaciones consecutivas, lograba emparejar las acciones. Los de Massachusetts se quedaron sin gol, lo que fue bien aprovechado por los de Ohio, que con los buenos ingresos desde el banco de suplentes de Jordan Clarkson y Jeff Green, conseguían tener a su favor una brecha superior a las diez unidades. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 54 a 43.

En el tercer periodo se pudo observar un trámite sumamente abierto, en el cual los ataques superaban ampliamente a las defensas. El locatario tenía como principal objetivo mantener la diferencia en el electrónico, mientras que el visitante buscaba por todos los medios concretar una reacción que los pusiera en partido. Los dirigidos por Tyronn Lue encontraron en George Hill un buen socio para LeBron, por su parte, los comandados por Brad Stevens tenían en Terry Rozier a su principal exponente ofensivo. En los primeros minutos del último cuarto, los actuales campeones de conferencia se dedicaron a administrar la renta que tenían a su favor, evitando que su adversario se acercara en el score. Como era de esperar, Boston intentó una reacción, más que nada a impulsos individuales del rookie Jayson Tatum. Sin embargo, en ese momento aparecieron dos bombas devastadoras de “The King”, que terminaron de inclinar la balanza a favor de Cleveland. Finalmente, los Cavs se quedaron con la victoria por 109 a 99 y de esa manera forzaron un séptimo juego para definir el campeón del Este.

En el ganador se destacó la majestuosa actuación de LeBron James, que aportó 46 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias, bien acompañado por George Hill con 20 tantos. Por el lado del perdedor, Terry Rozier terminó como máximo anotador con 28 unidades.

El séptimo y decisivo encuentro de la serie se llevará a cabo el próximo domingo, en el TD Garden de la ciudad de Boston. Mientras tanto, en la noche del sábado se disputará el game 6 de las finales del Oeste, en la cual los Rockets están 3-2 al frente en su duelo ante los Warriors.