Hebraica venció a Sayago de visitante 71-68 en un partido de gran emotividad que se definió en el cierre.

Los primeros frios de Montevideo azotaron el gimnasio Roberto Moro donde había poca gente para ver el encuentro del Torneo Sub 23. Antes de comenzar con las crónica del encuentro, vale felicitar a toda la gente de la institución de Ariel y la vía, la nueva piscina le da un marco espectacular a un club que está hermoso, funcional, con mucha gente haciendo y dándole vida. Realmente muy bueno.

En cancha, el encuentro comenzó parejo. Nahuel Alvez estaba certero de 6.75, mientras que Dominguez y Rusch eran los responsables del goleo visitante. El dueño de casa emparejó con goleo más repartido, jugando desde la generación de Andrade, que con sus rompimientos lastimaba a la defensa rival y habilitaba a sus compañeros, los de Alejandro Muro se fueron 19-15 arriba al término del primer cuarto.

El buen ingreso de Dogliotti mantuvo el reparto ofensivo pero dotó de mayor intensidad defensiva al dueño de casa, que llegó a pasar 30-28 con aprovechando la escasa rotación de Macabi, que sintió cuando Muro movió el plantel, quedando expuesto exclusivamente a lo que hacía Dominguez -18 puntos en el primer cuarto- y alguna manito de Godoy. Cuando Torales era importante en el “Saya”, apareció un lapidario 9-0 a puro triple para que el macabeo cerrara el primer tiempo 37-30.

El descanso largo se hizo eterno por el frío, una taza de cafe caliente cotizaba en bolsa. Rápidamente la visita abrió 12 puntos de ventaja. Ahí Sayago reaccionó defendiendo y corriendo la cancha, bajo los impulsos de Dogliotti y cortes hacia el aro que terminaban con conversiones fáciles ante la pasividad defensiva del rival. Cuando estaba reaccionando, Dominguez nuevamente apareció en escena, se sumó Rusch e Ignacio Dufau. Hebraica sacó la máxima de 15 y parecía sentenciar la historia de un tercer cuarto que se cerró con la particularidad de los dos libres que convirtió de forma impecable Lucas Bonet, tirando a tabla.

Nueve arriba entró el hebreo al último. Sayago corrió la cancha, con buena presión defensiva y corriendo la cancha. En un abrir y cerrar de ojos lo igualó en 61, con apariciones bestiales de Emiliano Bonet que anotó yendo hacia el aro y también lanzando de 6.75.

El cierre fue un mano a mano entre Rusch y Emiliano Bonet, ambos lideraron a sus equipos, pero dos libres de Domínguez y un doble de Dufau le dejaron solo dos segundos para el local en la última. El saque fue entreverado y Sayago perdió la pelota que le impidió forzar la prórroga, ganó Hebraica 71-68.

Hebraica quedó con record 4-2 y el lunes que viene se pondrá al día en el pico ante Atenas donde queda poco más de 11 minutos. Sayago llegó a su sexta derrota consecutiva tras debutar con triunfo.