Golden State Warriors pegó primero ante los Rockets y le robó la ventaja de localía en el inicio de las finales del Oeste.

Houston Rockets 106 (0) Golden State Warriors 119 (1)

En el primer juego de las finales del Oeste, el actual campeón dominó a los Rokets y robó la ventaja de localía.

En un partido bárbaro de Kevin Durant, bien acompañado por Klay Thompson, el equipo dirigido por Steve Kerr pegó primero y puso la serie 1-0.

El comienzo del juego fue muy parejo, los primeros 24 minutos de partido culminaron con los dos equipos igualados en 56. Sin embargo, el segundo tiempo fue otra cosa. Al actual campeón le comenzaron a salir todas las jugadas en ofensiva y Houston se estancó, únicamente salvado por maravillas de James Harden. De todas formas, Durant y compañía pusieron el pie en el acelerador y con un segundo tiempo bárbaro sacó ventaja y se llevó el primer punto en la serie.

El goleador del juego fue James Harden con 41 puntos mientras que en el ganador  fue Kevin Durant con 37 unidades.

El próximo juego será en el Toyota Center el miércoles.