Capitol derrotó a Miramar 75-68 y llegó a su segundo triunfo en dos presentaciones de local, a pesar de haber tenido que jugar en Yale por tener su cancha suspendida. Un hecho particular de movida.

Un hecho particular se dio en cancha de Yale en un partido. Ambos equipos llegaron vestidos de negro y los de El Prado, quienes hacían las veces de local jugaron con chalecos blancos del dueño de casa.

Los de la calle Hermanos Gil arrancaron con Santiago Jaurena, Ernesto Pereyra, Nicolás Casal, Joaquñin Alonso  y Rodrigo Martínez, dirigidos por Diego Cal. Por su parte, Andrés Blazina mandó al rectángulo a Juan Andrés Roveta, Diego Aispurú, Federico García,  Raúl Compañ  y Santiago Castro.

El Capi inició mejor, rebotando y corriendo la cancha puso un temprano parcial de 12-4 que obligó a Blazina a rotar tempranamente el plantel y pedir minuto. Tras esto su equipo corrigió, empezó a dañar desde el perímetro y fue rápido a la hora de contraatacar para dar vuelta el partido. Si bien Capitol mejoró luego de minuto de tiempo de Cal, un triple de Compañ mandó a Miramar 2 arriba al primer descanso.

Chato arranque del segundo período que estuvo cargado de imprecisiones que cortaron permanentemente el juego. Miramar creció cuando fue a defender más arriba de la marca y cortando líneas de pase consiguió más ofensivas con las que pudo tomar una renta de 11 (41-30). Pero fue desordenado en la presión en el final y la diferencia se achicó a 6 (41-35).

Los de Cal fueron mejores a la hora del balance defensivo, no permitiendo tantos puntos de contraataque. El Mono cargando adentro y sacando faltas por momentos pudo sumar, pero el local logró ponerse a 3 (52-49) cuando aparecieron los triples de Alonso. En un partido que se tornó trabado, Capitol aprovechó una antideportiva a favor para darlo vuelta, pero un triple de Modernell sobre la bocina mandó nuevamente a los de la calle Santiago Gadea arriba a un nuevo descanso.

El arranque de los últimos 10, si bien tuvo errores fue punto a punto y la diferencia se mantuvo entre 2-4 puntos. Promediando el chico el Capi lo supo dar vuelta con Martínez haciendo pesar sus centímetros en la defensa en la zona pintada, que permitió anotar puntos de corrida. Los rayados entraron perdiendo por 4 a los últimos dos minutos cuando Blazina pidió minuto. Tras esto apareció un triple de Roveta para achicar a 1 y en manos de Modernell tuvieron el empate pero la pelota fue afuera. Cuatro tantos seguidos de Martínez le dieron nuevamente al local dos posesiones de renta y un doble y falta de Jaurena terminó de cerrar las acciones.

El goleador fue Rodrigo Martínez con 23 secundado por Joaquín Alonso con 19. En la visita, Juan Andrés Roveta anotó 15.