Guillermo Vila, el barbudo (a lo Harden) jugador de la sub 23 de Cordón, no fue el goleador de su equipo ante Albatros (lo fue Arellano con 28 puntos), ni siquiera tal vez el de mayor nivel (la mejor nota se la quedó Felipe Martinis), sin embargo, fue el que provocó el cambio en el ritmo de juego en el partido y a la postre la cómoda victoria de su equipo.

Su ingreso en el inicio del segundo cuarto, fue más que importante en ambas zonas de la cancha, con goles en ataque, una defensa fuerte y tomando rebotes en ambos tableros, le permitió al albiceleste irse en el tanteador y superar con comodidad a su rival de turno.

Sobre el cotejo esto nos dijo: “Entramos desconcentrados en defensa y en ataque, eso llevó a que los sistemas que tenemos no salieran. En el segundo cuarto, fuimos intensos atrás, jugamos libre en ataque y pudimos sacar ventajas.En el segundo tiempo aumentamos la ventaja con Enzo (Arellano) que tuvo un partido excelente“.

Cordón está en el grupo Metro/DTA de la categoría y con objetivos altos: “Estamos para ganar la mayoría de los partidos y quedar entre los primeros sin dudas, nos falta un poco de altura, pero lo suplimos con muchísimas ganas“.

Vila, además de estar en el plantel sub 23, también entrena con el primero de cara al próximo Metro: “Estoy muy contento de jugar en Cordón, hice casi todas las formativas, es mi casa, algunos compañeros incluso, son los mismos de siempre, otros se van renovando, pero el grupo es espectacular. En lo deportivo, me suma mucho entrenar con la primera, porque trabajo el físico todos los días con el profe. Además, estar al lado de jugadores experimentados que vienen a jugar a otro nivel está buenísimo. Me dan mucha confianza  los técnicos para seguir metiéndole“.