Gustavo Reig habló del cambio de Goes, de su estado de anímo tras perder dos partidos de forma amplia y de las búsquedas tácticas que intentó para cambiar el rumbo de la serie.

El Misionero salió con una actitud distinta y fue inteligente para impedir que Gaines organizara las ofensivas: “Teníamos que cambiar el ritmo del juego, ellos jugaban ordenados en ataque, Gaines tenía mucho la pelota en las manos, tratamos de presionar más arriba, a jugarnos los papeles así, nos funcionó bien y pudimos sacar la ventaja”.

Además hubo un par de cambios en los emparejamientos defensivos: “Ellos juegan con Haller en el poste alto, revirtiendo la bola y generando desde ahí y el Pelado es mucho más intenso que Alexander, a quien lo mandamos con Walker que lo puede defender en el 1x1 porque es fuerte y atlético”.

Aumentar la efectividad de 6.75 fue importante: “Ellos nos estaban dejando el tiro porque no estábamos embocando, con 5/50 en dos partidos es imposible ganar en cualquier básquetol del Mundo, teníamos que tener paciencia, cuando entraron los triples ellos tuvieron que abrir la defensa y ahí quedaron espacios para todos”.

Sobre la gran noche de Sebastián Vázquez y Fernado Martínez dijo: “Son dos jugadores experientes, de selección, que saben lo que es jugar finales, ellos dieron la cara por el equipo y lo encaminaron para sacarlo adelante”.

Goes volvió a mostrar que tiene argumentos de juego para ser semifinalista: “Nosotros estando a tono podemos ser un rival dificil para cualquiera como demostramos durante todo el campeonato, tuvimos dos partidos muy malos, pero creo que nos ganamos el respeto de todos los equipos”.

Reig, totalmente identificado con el Misionero, contó su sentir tras perder los dos primeros encuentros: “Estaba muy triste porque no le encontraba la vuelta, después de la campaña que hicimos no nos merecíamos irnos perdiendo por 30, ellos nos ganaron bien, pero nosotros teníamos que cambiar la cabeza, la actitud, y lo demostramos”.