La dura derrota del tricolor contra Welcome trajo mucho mal humor en el plantel de Nacional, tanto así que al finalizar el partido hubo un corte.

Pablo Macanskas ante la impotencia y enojo a raíz del partido golpeó una ventana en el vestuario que desprendió un vidrio que le efectuó un corte en la muñeca, en seguida fue atendido por la sanidad y ahora jugará el partido siguiente con un vendaje y dos puntos de sutura.

Macanskas tendrá la dura tarea de defender a Glover (figura en el primer punto) y Esteban Batista (posible MVP de la LUB) sin estar al 100 por ciento.

El segundo punto se jugará el día jueves a primera hora y el equipo tricolor deberá cambiar la cara ante el -anoche- superior Welcome.