En el único choque de cuartos de final con dos serios aspirantes al título hay algunas certezas y otras interrogantes. Lo que es seguro es que uno se despedirá prematuramente del torneo.

Malvín y Hebraica Macabi se enfrentarán al mejor de cinco partidos a partir del martes. Ambos equipos terminaron el Clasificatorio igualados en la primera posición con récord de 15 ganados y 9 perdidos. En la Liguilla el azul de la playa finalizó segundo, luego de haber caído únicamente ante Aguada, y llega a Playoffs con cuatro triunfos en fila. Por el lado de los de Camacuá, mostraron cierta inestabilidad en la última parte del torneo donde vencieron solamente a Urunday y Welcome para quedar séptimos.

En cuanto a los enfrentamientos entre sí, en esta temporada los de Pablo López se impusieron en dos ocasiones y cayeron en una ante los de Leonardo Zylbersztein. Aunque suelen ser relativos los antecedentes cuando se llega al Palacio Peñarol para estas instancias, en esos tres juegos el macabeo dominó los rebotes y los puntos en la pintura promedialmente, mientras que Malvín se pasó mejor la bola para liderar en las asistencias.

La Liga pasada también mostró un cruce entre estos dos conjuntos. Fue hace exactamente 11 meses cuando Hebraica se llevó la serie por 3 a 1 para ganarse el derecho a disputar la final que luego le terminó dando el título de bicampeón.

Centrándonos en las claves de la serie, sin dudas el hebreo necesita enfocarse en la defensa de los perimetrales rivales. Para eso todo el equipo deberá evitar quedar atrapado en las cortinas de Hatila Passos, para llegar a contestar los tiros abiertos de Marcos Cabot, Nicolás Mazzarino y Kevin Galloway. Una variante importantísima para la obtención del último título de Hebraica Macabi fue la defensa en zona 2-3 que también ha utilizado en pasajes de esta Liga. A priori parece un recurso arriesgado ante tan buenos tiradores como tiene Malvín, pero en caso que se plante de esa manera deberá aumentar aún más la concentración y la comunicación para no conceder tiros cómodos.

En el ataque macabeo puede haber una ventaja si hace llegar la bola a Jaime Lloreda posteado contra Passos o Harper Kamp, para que el panameño dañe abajo del aro o atraiga defensores y revierta para Leandro García Morales y Michael Hicks por ejemplo. También es cierto que habitualmente el juego de Macabi es generado de afuera hacia adentro pero esa estrategia puede ser modificada como en el séptimo partido de las finales pasadas.

Los de la calle Legrand tienen más gol que en la Liga anterior gracias a la incorporación de Cabot. Además, el ex Defensor les da la chance de jugar como base o escolta cuando Juan Santiso ingresa desde la banca y conduce al equipo. El recientemente acoplado Kamp puede cambiar un poco el esquema de juego, ya que se siente mejor en la pintura y jugando de espaldas que alejándose para tomar tiros desde los 6.75. En caso que se postee el problema será para Izaguirre o Martín Aguilera cuando tengan que bancarlo en las cercanías del aro. En la defensa, los extranjeros de Malvín tendrán que extremar los cuidados para no verse sorprendidos por los tiros abiertos de Izaguirre luego de poner las cortinas.

En cuanto a los recambios es sabido que cuando arrancan las que duelen se acortan los planteles y las rotaciones. De cualquier manera, Santiso, Souberbielle y Pomoli se han consolidado aportando soluciones para su equipo. Mientras que Macabi apostó a aumentar los minutos de Octavio Medina como base y Martín Aguilera con mayor confianza en ataque.

El aspecto sanitario ha sido todo un dolor de cabeza para ambos pero especialmente para el macabeo. A la operación de Jimmy Boston y el desgarro de Izaguirre se sumó un esguince de tobillo de García Morales en la última fecha. Afortunadamente para los de Zylbersztein y Muro lo del escolta fue leve y podrán contar con el plantel completo para afrontar la serie. Del otro lado, Mazzarino que se había perdido algunos juegos de la Liguilla también está listo para mostrar todo su básquetbol.

La expectativa crece con los Playoffs y más aún cuando se enfrentan dos candidatos al título en una serie de cuartos de final. Uno seguirá con el sueño de ser campeón y el otro se irá prematuramente del torneo.